Foto de archivo de una de las últimas comparecencias de Jenaro Jiménez.
Foto de archivo de una de las últimas comparecencias de Jenaro Jiménez.
TRIBUNALES

El juicio a Jenaro se aplaza a junio de 2019

La vista se celebraba desde hoy en la Audiencia Provincial pero se ha suspendido por incomparecencia del principal denunciante, que vive en la República Dominicana

CádizActualizado:

El empresario gaditano que fingió su muerte en 2008 para huir a Paraguay y que tiene varias causas abiertas con la justicia, Jenaro Jiménez, ha entrado pasados unos minutos de las 9 de la mañana de este lunes por la puerta trasera de la Audiencia Provincial de Cádiz en un furgón policial procedente de Puerto III para ser juzgado, entre otros delitos, por presunta estafa millonaria a dos exsocios, pero finalmente la vista no se ha celebrado. El juicio al dos veces huido empresario gaditano estaba previsto para este lunes, martes y miércoles en la Sección IV pero finalmente se ha aplazado hasta junio por incomparecencia del principal denunciante, Carlos Espert, exsocio de Jenaro, y accionista de Emblematic Houses, que vive en la República Dominicana y ha alegado «falta de recursos económicos» para trasladarse a la capital gaditana para asistir a la vista.

La Sala Cuarta ha dispuesto a través de la Comisión Rogatoria (el instrumento a través del cuál se materializa la ayuda judicial a nivel internacional) la celebración del juicio para los días 24, 45 y 26 de junio de 2019 a través de videoconferencia. Todo ello, tras realizarse la recomendación al letrado que representa a esa parte de la acusación de reunir el dinero para acudir a Cádiz habida cuenta del desafase horario de seis horas entre España y República Dominicana.

Así las cosas, la previsión es que la última semana de junio del año próximo el juicio tenga lugar en dos sedes. Por un lado en la Audiencia Provincial de Cádiz y simultaneamente en la sala de un tribunal de Santo Domingo, han explicado fuentes del caso. Al ser un asunto judicial, y no administrativo, queda descartada la participación de la Embajada española.

Trasera de la Audiencia, por donde ha accedido Jenaro Jiménez.
Trasera de la Audiencia, por donde ha accedido Jenaro Jiménez.- LV

Seguirá en prisión

Jenaro Jiménez se enfrentaba hoy a sendas denuncias interpuestas por dos de sus socios en distintas empresas de las que él era administrador quienes le acusan, entre otros delitos, de estafa y de quedarse con alrededor de un millón de euros en total. Por esta causa judicial Jenaro se enfrenta a una pena de doce años y medios de prisión, que es lo que la Fiscalía pide para él por delitos continuados de falsedad documental, estafa y apropiación indebida.

Los denunciantes le acusan de haberles engañado, no facilitar información sobre el estado de las cuentas y dejar un agujero económico importante en las empresas. La Fiscalía también le exige una indemnización de 2.1 millones de euros por los perjuicios económicos infligidos a los denunciantes, a los bancos a los que solicitó crédito y a las personas que perdieron el dinero que adelantaron para la compra de sus pisos en concepto de señal, y que supuestamente se habría quedado el empresario, ahora reo.

Las acusaciones particulares piden penas de 14 años mientras que la defensa solicita la absolución de Jenaro. El escrito de Fiscalía reza que el dos veces prófugo de la justicia se quedaba con el dinero de la venta de pisos así como con las señales de dinero depositadas por los compradores. Para urdir esta trama ante terceros, falseó documentación para maquillar su situación económica y conseguir créditos de los bancos.

En la actualidad cumple dos años de prisión en Puerto III por estafar a su cuñado, pena que termina de cumplir este próximo mes de diciembre. No obstante, continuará en prisión preventiva.

Diez años de su primera fuga

Desde marzo de 2017 Jenaro cumple dos años de cárcel en Puerto III por la estafa de 47.000 euros al que fue su cuñado, tras pasar por una prisión de Salamanca. En septiembre de 2016 fue detenido en Hungría, país al que llegó huyendo de diferentes causas judiciales que tenía abiertas en España y por las que pesaba sobre él una orden de búsqueda y captura internacional del Juzgado de lo Penal número 1 de Cádiz para cumplir una pena de prisión de dos años.

Cabe recordar que en 2008 Jenaro hizo creer a su familia que había muerto haciendo pesca submarina en aguas de la playa de los Alemanes para poder huir a Paraguay tras haber estafado unos días antes a su cuñado 47.000 euros que eran para la compra de un piso. Por este hecho la justicia le condenó en 2011 pero volvió a huir. En ambas fugas Jenaro -que se hizo llamar Álvaro Domecq y Carvajal y ser un importante inversor cuando se encontraba huído en Paraguay- rehizo su vida, también sentimental, con sendas mujeres y siempre con identidades ficticias llegando incluso a tener una hija con su pareja paraguaya, que fue miss.