El empresario gaditano Jenaro Jiménez entra en un juicio
El empresario gaditano Jenaro Jiménez entra en un juicio - A. V.
TRIBUNALES

El juez reactiva uno de los casos de estafa contra Jenaro Jiménez

El Juzgado llama a declarar a cuatro directores de bancos por uno de los asuntos pendientes que tiene el empresario gaditano, que continúa en busca y captura

Actualizado:

El Juzgado de Instrucción número 2 de Cádiz ha llamado a declarar este miércoles a cuatro directores de banco para que testifiquen en uno de los asuntos pendientes que tiene el empresario fugado Jenaro Jiménez con la Justicia. Se trata del que investiga su implicación en dos casos de presunta apropiación indebida y estafa contra dos de sus socios en sendas empresas en las que era el administrador. Esta investigación se ha reactivado después de agentes de la Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado (UDYCO) hayan aportado a la causa nuevas pruebas documentales a un amplio informe que ya habían elaborado. La Policía apunta a la falsificación de documentos para obtener créditos bancarios.

Este nuevo impulso a la instrucción se produce a pesar de que Jenaro Jiménez sigue sin aparecer. El empresario gaditano, que se hizo conocido por su extraña desaparición y que al final fue una coartada para fugarse a Sudamérica, tiene actualmente dos órdenes de búsqueda y captura. De ellas, una le reclama que ingrese en prisión y cumpla una condena de dos años por engañar a un cuñado con la venta de un piso dos días antes de su desaparición en Zahara de los Atunes. Los 47.000 euros que le había entregado su familiar fue parte del dinero que acumuló para su aventura americana.

Días después de que un juzgado de Cádiz dictara esa primera orden, se firmaba una segunda porque no había comparecido a declarar como investigado. Es más, su propio abogado llegó a decir que hacía tiempo que no sabía nada sobre su paradero ni había podido contactar con él. Los cuerpos policiales saben desde febrero de 2015 que en caso de identificarse a una persona como el empresario gaditano, debe ser entregado a la autoridad judicial de manera inmediata para que sea conducido a prisión.

Cuando se le dio por muerto, fue encontrado en Paraguay. Allí se puso el nombre de Álvaro Domecq y Carvajal. Ahora, con la reactivación al menos de uno de los casos pendientes, las víctimas de sus supuestos fraudes no pierden del todo la esperanza de que algún día den con él.