TRIBUNALES

El italiano que propinó la brutal patada a un joven en la Punta, en libertad desde julio

Tras pasar por Puerto II desde el altercado, Emilio Di Puorto se encuentra ya en Italia junto a su familia ya que no se le ha impuesto ningún tipo de restricción para salir de España

M. A.
Actualizado:

Emilio Di Puorto, el joven napolitano de 29 años investigado por propinarle una brutal patada en la cabeza a otro joven en la Punta de San Felipe el pasado mes de mayo, se encuentra ya en Italia. Según ha podido saber este medio, el italiano, quien fue detenido inmediatamente tras los hechos que causaron una gran consternación pública debido a un impactante vídeo, salió de la cárcel de Puerto II a finales de julio donde permanecía internado por orden judicial y de manera cautelar.

Para su salida ha sido determinante el pago de una fianza de 30.000 euros y además, los informes forenses aportados sobre la recuperación paulatina del joven agredido, que también está siendo investigado judicialmente por los mismos hechos. Tras salir del centro penitenciario, a Di Puorto no se le ha impuesto ningún tipo de restricción añadida, por tanto ha podido volver a su ciudad hasta que se celebre el juicio, cuya fecha no está determinada ya que el asunto está todavía en fase de instrucción.

El suceso causó un gran impacto debido a las imágenes de la pelea que transcendieron en la que se veía como cuatro jóvenes italianos que estaban en Cádiz de Erasmus, se enfrentaban a las 6.50 horas de la madrugada con otro grupo de jóvenes gaditanos a la salida de la discoteca Momart. El herido más grave recibió una patada en la cabeza por parte de Di Puorto y permaneció durante varias semanas en la UCI. Posteriormente ha continuado su recuperación.

Di Puorto, cuando pasó a disposición judicial.
Di Puorto, cuando pasó a disposición judicial. - ANTONIO VÁZQUEZ

Tras los hechos, los italianos detenidos en un primer momento también denunciaron a algunos de los involucrados del otro bando y están siendo investigados. Según relataron los estudiantes todo se inició dentro del local cuando los gaditanos empezaron a 'molestar' a uno de ellos, un chico más bajo con gafas, de origen brasileño. Entonces, comenzaron los primeros roces, empujones por lo que al parecer los porteros decidieron calmar los ánimos y expulsar al grupo de gaditanos (a los que ya conocían) del establecimiento, mientras que los italianos se quedaban dentro.

Sin embargo dada la hora que era ya los estudiantes decidieron marcharse. Primero salió el chico de gafas junto a Emilio Di Puorto. Y, según aseguran, les estaban esperando. «Les dieron varios puñetazos y tiraron a uno de ellos al suelo», contaron entonces fuentes cercanas al caso. Los golpes y las amenazas no cesaban. «Cuando salió el tercero también fue agredido. Le estaban rodeando entre siete u ocho personas». El cuarto, según esta versión, no llegó a participar en los hechos pero sí se manchó la camisa de la sangre de su amigo Emilio y fue detenido junto al resto. «Se sintieron acorralados».

Y en esa situación, tal y como se publicó, se produjo la agresión más grave, la patada en la cabeza al que se encontraba en el suelo tras haber recibido un puñetazo anterior. Ante la jueza su autor, Emilio Di Puorto, no se exculpó en ningún momento de los hechos, reconociéndose en el vídeo que grabó un testigo y mostrando su arrepentimiento, aunque dijo no recordar los detalles. Tres de los italianos involucrados presentaron también lesiones y así se pudo comprobar cuando acudieron a los juzgados.

Di Puorto ingresó en prisión porque fue el autor de la agresión más grave, además de por falta de arraigo y, quizá también, por la gran repercusión social que tuvo lo ocurrido.