El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska,en la sede del PSOE de Cádiz.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska,en la sede del PSOE de Cádiz. - Francis Jiménez
GRANDE-MARLASKA, EN CÁDIZ

Grande-Marlaska, en Cádiz: «Las cloacas no existen en Interior»

El ministro responde a Pablo Iglesias: «si alguien tiene algo que decir, que lo diga expresamente, pero no se puede generar desconfianza en las instituciones»

CádizActualizado:

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha estado presente este lunes en Cádiz, la provincia por cual se presenta como número uno a las Elecciones Generales. Grande-Marlaska ha querido contestar a las polémicas declaraciones de Pablo Iglesias (Podemos) en diferentes medios de comunicación.

Asegura que «las cloacas» no exiten en el Ministerio de Interior, ha afirmado que los funcionarios públicos, policías, guardias civiles o funcionarios de prisiones o laborales «son cómplices de la Ley y la Constitución» y ha pedido, en referencia al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que «si alguien tiene algo que decir, que lo diga expresamente, pero no se puede generar desconfianza en las instituciones si no hay datos y elementos objetivos».

A pregunta de los periodistas en Cádiz, Grande-Marlaska ha insistido en que «las cloacas no existen en el Ministerio de Interior» y ha señalado que «se han adoptado medidas claras, determinantes desde el 7 de junio. Soy una persona que lleva 30 años en la función pública y para mí la lealtad a la Ley, la Constitución y el respeto a los valores democráticos es algo que forma parte de mi ADN y de la gente de mi equipo», ha añadido.

Grande-Marlaska, en Cádiz

El ministro de Interior ha incidido en que «serán cloacas del pasado y serán policías concretos con nombres y apellidos, supuestamente corruptos, pero de utilizaciones fraudulentas e indebidas de parte del aparato del Ministerio, a día de hoy y desde el 6 de junio del año pasado en lo que es el Gobierno de España lo único que rige es lealtad máxima de todos los funcionarios a la Ley y la Constitución».

A juicio de Grande-Marlaska, «la mayor deslealtad es la de un funcionario público incumpliendo sus compromisos, que son respeto a la Ley y la Constitución».

«No se puede generar desconfianza en las instituciones si no hay datos y elementos objetivos, es muy importante por los representantes públicos que si hay alguna cuestión que pueda conducir a una desconfianza sea dicha de forma expresiva, no simplemente referida o indicada la posibilidad», ha concluido.