SAN TELMO

Una expedición pretende zarpar de Cádiz para recuperar los restos del 'San Telmo' en la Antártida

Su intención es hacerlo coincidiendo con el 200 aniversario de la desaparición del navío y sus 644 tripulantes

CádizActualizado:

El 2 de septiembre de 1819, cuatro meses después de partir de Cádiz, se perdía en el Cabo de Hornos, el punto más meridional de América, el navío 'San Telmo'. Formaba parte (junto con el navío 'Alejandro I' y las fragatas 'Prueba' y 'Primorosa Mariana) de la llamada División del Mar del Sur, una escuadra mandada por el rey Fernando VII a Perú para controlar los primeros conatos de insurrección de los territorios españoles en Latinoamérica y al frente de la cual se encontraba el brigadier Rosendo Porlier y Sáenz de Asteguieta.

Como si ya supiera lo que iba a suceder, el brigadier Porlier, que viajaba en el 'San Telmo' le dijo al despedirse en Cádiz a su íntimo amigo el capitán de fragata Francisco Espelius, «adiós Francisquito, probablemente hasta la eternidad». El 'San Telmo', con 644 hombres a bordo, desapareció en 62º de latitud sur y 70º de latitud oeste (cerca de la Isla de Livingstone) y, a causa del mal tiempo, había sufrido importantes averías en el timón, verga mayor y tajamar. Así informó el capitán de la 'Primoriosa Mariana', José Bonifacio de Arrate, que, junto con la 'Prueba', consiguió pasar el Cabo de Hornos y llegar al puerto de la ciudad peruana de Callao (el 'Alejandro I' tuvo que darse la vuelta nada más cruzar el Trópico de Cáncer por averías y vías de agua). De este modo, se supone que el 'San Telmo' derivó hacia el sur y terminó en la Antártida, siendo el primer barco que llegaba al continente helado. Además, meses después de la desaparición de este navío español, los británicos arribaron en la Isla de Livingstone informando en su cuaderno de navegación del hallazgo de los restos de un navío español que habría naufragado.

Muchos interrogantes

El halo que envuelve al 'San Telmo' es de desconocimiento total. Poco se sabe de lo que ocurrió ni dónde está el navío. Entre los años 1993 y 1995 el catedrático de la Universidad de Zaragoza Manuel Martín-Bueno junto a un grupo hispano-chileno de arqueólogos, geólogos y marinos de la Armada, realizaron campañas arqueológicas en la zona de la Antártida en la que se supone que se hundió el ‘San Telmo'. Catalogaron anomalías magnéticas sumergidas, que podrían ser cañones y anclas y encontraron algunos objetos -que hasta el 31 de agosto se muestran en el Museo Naval, en la exposición temporal ‘En memoria del San Telmo: el navío desaparecido en el hielo (1819-2019)'-, que se supone son del navío. Pero las pruebas no fueron concluyentes.

Por eso, ahora una iniciativa privada ha decidido mandar una expedición al lugar en el que se cree que se hundió el 'San Telmo' para encontrar los restos del navío. Aún no saben la fecha de partida, pero zarparán de Cádiz, al igual que lo hizo aquella comandada por Porlier hace 200 años.

Presentación en Cádiz

El 'Proyecto San Telmo 1819-2019' de la Fundación Polar Española será presentado el próximo 3 de septiembre, dos siglos y un día después de la desaparición del navío, en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz, ha anunciado a LA VOZ el subdirector general de la Fundación Polar Española y responsable del proyecto, Chema Amo Martínez.

«La pérdida del navío San Telmo en septiembre de 1819 en aguas antárticas supone uno de los grandes misterios de la Historia Naval española», explica la Fundación Polar Española. Tomando como hipótesis de partida los testimonios de los marinos británicos, intentarán «localizar, definir y gestionar un yacimiento arqueológico, con un valor patrimonial fuera de toda duda».

Lo harán, afirman, «sin provocar alteraciones en la integridad de los yacimientos», para lo cual «se utilizarán únicamente técnicas acústicas y sensores pasivos» y el equipo que irá a la Antártida para realizar la investigación sobre el terreno, entre ellos arqueólogos subacuáticos, será de cinco personas que llevarán a cabo campañas de 40 días.

Sin apoyo del Ministerio de Cultura

No cuentan con el apoyo del Ministerio de Cultura y aún no tienen la financiación para llegar a la Antártida (necesitan unos 185.000 euros), pero lo tienen claro, en palabras de Amo, «el proyecto saldrá adelante» porque lo quieren hacer como «conmemoración y recuerdo a los 644 desaparecidos».

No obstante, el Ministerio de Cultura ha asegurado a este periódico que «el proyecto San Telmo de la Fundación Polar Española ha sido rechazado por la Comisión Científica de Seguimiento del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático -atendiendo a razones técnicas- en todas las ocasiones en las que la Fundación lo ha presentado. La última, en abril de este año, la Comisión desestimó el proyecto 'por falta de idoneidad y de financiación'. La financiación del proyecto es un requisito obligatorio de acuerdo con la Convención de Patrimonio Cultural Subacuático de 2001».

«La Comisión Científica», detalla Cultura, «es el órgano que asesora al Ministerio y al resto de las administraciones en el desarrollo del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático. Formada por expertos independientes, está presidida por el director general de Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Deporte y la integran representantes de los ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa, el director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQVA), la subdirectora general de Protección de Patrimonio Histórico, los directores de los Centros de Arqueología Subacuática de las Comunidades Autónomas y otros especialistas en la materia, según se regula en la orden ministerial de creación de este grupo de trabajo».

Así pues, asegura el Ministerio que «esta Comisión ha evaluado hasta en cuatro ocasiones las propuestas teóricas, metodológicas, de los recursos, el equipo profesional y la financiación del proyecto y ha determinado, siempre por unanimidad, que no se ajusta a los criterios científicos exigibles a un proyecto de investigación de patrimonio cultural subacuático».