SUCESOS

La espiral de la droga y la delincuencia que rompe la paz vecinal en Cádiz

Tras muchos de los delitos que se cometen en la capital están personas con adicción que roban para comprar su dosis diaria

Actualizado:

Revisando los historiales de los últimos delincuentes habituales que han caído en Cádiz llama la atención su nivel de reincidencia. A la mayoría les consta más de una decena de antecedentes. Casi siempre por robos, trapicheo, hurtos... una espiral que no frenan y en la que vuelven a enrocarse una y otra vez. Aunque pasen por prisión.Salen pero tardan poco en volverse a meter en líos.

La delincuencia y la adicción van de la mano en estos casos. Muchas son personas que practican lo que se conoce como el 'menudeo de supervivencia'. Hacen de 'camellos' a cambio de una dosis por ejemplo. Y otros se pierden en la rutina de conseguir dinero suficiente para comprarse su dosis cada día. De ahí que roben lo que sea para intentar revenderlo y recaudar los diez euros que les cuesta la papelina.

Pero esto ocurre no solo en Cádiz capital sino en todos los lugares donde haya personas con este problema y droga que comprar. El tema además se ha agudizado en los últimos tiempos cuando el mercado de lo ilícito ha respondido a esta demanda. Hace unos años solo se podía comprar la heroína y la cocaína en cantidades mayores, a cuartos. Sin embargo, ahora, se dispensa como micras de gramo. Se vende normalmente en pisos (muchos de ellos de protección social, por cierto) que se convierten en puntos de venta. La batalla policial contra estos 'narcopisos' es constante, sin embargo según se van desarticulando, se van implantando en otros lugares, en otras barriadas o zonas donde el final siempre se termina quebrantando la paz vecinal y vuelta a empezar.

El incremento en el consumo de 'rebujito', la droga estrella entre este tipo de consumidores y que consiste en la mezcla de heroína con cocaína, ha provocado que también haya habido un repunte de ciertos delitos en las zonas donde se suele trapichear con ella. Según los datos del Servicio Provincial de Drogodependencias, en 2017 tuvieron 608 casos de atenciones a personas adictas al rebujito y la heroína, 95 personas más que en 2016 y una cifra similar a la registrada en 2007. En estos diez años, las cifras han ido fluctuando aunque desde 2014 han ido en aumento.