Instalaciones de Golf Estudio, con el simulador a la izquierda
Instalaciones de Golf Estudio, con el simulador a la izquierda
CONTENIDO PROMOCIONADO

Disfrutar del golf a medida

‘Golf Estudio’, en El Puerto, ofrece la posibilidad de personalizar los palos gracias a su simulador y su taller

Actualizado:

La filosofía griega tenía, como una de sus máximas, aquella que rezaba que «el hombre es la medida de todas las cosas». El significado era simple: no debía ser el hombre quien se adaptara a la naturaleza, a los dioses o a las herramientas, sino que, más al contrario, éstos debían regularse de tal manera que encajaran con las necesidades del ser humano. Decenas de siglos después, esta filosofía se ha aplicado en cientos de campos; entre ellos, el deportivo. Todo el material debe adaptarse a las necesidades, a las medidas del cliente: botas, palas, bicicletas y, también, los palos de golf. Y es en este aspecto donde sobresale Golf Estudio, que desde finales de 2013 ofrece desde su tienda de El Puerto la posibilidad de que el cliente pueda disponer de sus palos de golf a medida.

Pese a llevar abierto cerca de cinco años, Golf Estudio nació hace década y media. Desde 2003, distribuye palos de golf a medida por internet. Los datos que atesoran dan muestra de la buena acogida que tuvo en el sector: han vendido miles de palos en 16 países y se han colocado entre los principales ‘clubmakers’ (que podría traducirse como ‘trabajadores de palos’) de Europa. Desde la empresa reconocen que contaron con la ventaja de disponer de un taller propio, que les permite ofrecer el servicio en menos de 48 horas.

Llama la atención la apuesta que ha realizado Golf Estudio por El Puerto, teniendo en cuenta que de sus cuatro instalaciones físicas dos están en Madrid y una tercera en Barcelona. Su responsable, Daniel Capitán, se muestra satisfecho con la acogida que tuvo desde el principio la tienda: «llegamos en un momento difícil, al poco de abrir cerró ‘Golf El Puerto’; sin embargo, no sólo no hemos perdido clientes sino que, incluso, los hemos ido aumentando de manera constante».

Varias son las claves de este aumento de clientela. Por una parte, «que cada vez más gente practica el golf, ya no es un deporte exclusivo para ejecutivos o para gente mayor; cada vez hay más jóvenes y, con la bajada de precio de los clubs, se ha popularizado para jugadores de todos los bolsillos». La segunda clave del éxito de Golf Estudio está en uno de los elementos propios de la tienda: el PFC (Professional Fitting Center) que cuenta con simulador y análisis de swing, en el que el jugador puede probar distintos palos hasta encontrar el que mejor se adapta a su manera de jugar. Según desvela Capitán, «es muy raro hoy en día el jugador que ve un palo y se lo lleva tal cual, el usuario quiere que se le adapte la varilla y los ángulos de la cabeza para garantizarse un resultado óptimo en el campo».

El responsable de la tienda señala la importancia de personalizar el material del golf por dos razones: «la principal es física, un material bien adaptado puede prevenir la aparición de lesiones, en especial en el codo y en la espalda; la segunda es psicológica: al ser un deporte difícil, el contar con un buen material te da confianza y te permite saber que siempre va a rendir al 100%».

En cuanto al coste de este servicio, Capitán señala que «nosotros cobramos por el ‘Fitting’ para ajustar los parámetros del jugador, pero luego ese coste lo descontamos de la personalización de los palos, que también es gratuita».

Quienes acudan a este establecimiento, ubicado en la avenida de Sanlúcar, encontrarán, además, una boutique de prendas deportivas y un taller, «al ser un centro homologado, permite conservar la garantía de los palos pese a repararlos». ¿Las reparaciones más frecuentes? «Las varillas y el grip, y eso que ésta es una parte a la que el usuario no le da mucha importancia, pero es fundamental tenerlo en buen estado».