Un coche circulando por Argüelles hacia la plaza de España tras la peatonalización.
Un coche circulando por Argüelles hacia la plaza de España tras la peatonalización. - LV
MOVILIDAD URBANA

Descontento vecinal con la semipeatonalización de Argüelles

Una semana después de reordenar la zona, los vehículos siguen circulando y el presidente de la A.VV. San Carlos cree que peatonalizar contribuye a aislar el barrio

CádizActualizado:

«Muy bonita pero siguen pasando los coches». Esa es la conclusión a la que llega la asociación de vecinos San Carlos sobre la semipeatonalización que el Ayuntamiento de Cádiz ha llevado a cabo en la plaza de Argüelles y por la que la entidad vecinal ya ha recibido quejas de los vecinos de la zona.

El presidente de la asociación, Enrique Carril, lamenta que «sólo una semana después» ya han llegado críticas. Y las comparte. «La plaza está más bonita, han puesto algo de mobiliario urbano y una mesa para jugar al ajedrez, pero los vehículos siguen circulando hasta la plaza de España entre medio de los macetones» disuasorios que el consistorio ha tenido que colocar tras reabrir la zona y detectar que el tráfico rodado seguía circulando.

La asociación ha mostrado su sorpresa porque creía que «iba a estar más restringido el paso de vehículos» tras la reordenación. Al menos así asegura Carril que se lo trasladaron desde el Ayuntamiento en la reunión que mantuvieron representantes de la entidad vecinal, del establecimiento hotelero de la Casa de las Cuatro Torres, de la asociación de taxistas y del laboratorio médico sito en la plaza de España, con el concejal de Urbanismo, Martín Vila, durante la fase de redacción del proyecto. «Nos dijeron que se iba a restringir el tráfico y sólo iban a poder pasar los vehículos autorizados, es decir, las ambulancias o similares y los coches que fueran para el hotel».

La idea de poner macetones tampoco está evitando el paso de vehículos hacia la plaza de España como tampoco es efectiva la señal vertical colocada en la esquina de Argüelles con la calle Conde O’Reilly indicando que en ese segundo tramo de la plaza en dirección a la plaza de España la circulación está permitida sólo a vehículos autorizados.

Los vecinos creían que el tráfico de vehículos iba a estar más restringido hacia la plaza de España

En ese punto concreto de la vía pública es fácil observar cómo los conductores cuando llegan ahí dudan si se puede continuar o hay que girar. La confusión invita a unos a doblar hacia la izquierda hacia la calle Conde O’Reilly y a otros a continuar en dirección a la plaza de España. Los macetones que luce la plaza tampoco disuade del tráfico ya que cumplen más una función decorativa que disuasoria. Según Carril, «los macetones no valen para nada porque los coches siguen pasando».

Desde la asociación de vecinos San Carlos no se oponen «de ninguna manera» a una ciudad más cómoda para el peatón pero consideran que en el caso del barrio San Carlos «está abandonado» y no existe para el Ayuntamiento. «No nos piden ayuda ni nos llaman para nada. No nos hacen caso, están matando el barrio», afirma Carril.

El dirigente vecinal reivindica la figura y opinión de los vecinos y vecinas para cualquier asunto que afecte al barrio. «Nadie mejor que la gente que vive en el barrio sabe qué puede ser mejor o peor» y, en este sentido, dice que «peatonalizar las calles está muy bonito, pero en el caso de San Carlos lo que realmente hace falta es que vengan más negocios a la zona» y duda de que «poner trabas para acceder en vehículo» sea beneficioso.

El que décadas atrás fuera un barrio concurrido con una de las plazas públicas más atractivas para el turismo, desde hace años se ha convertido en una zona de paso pese a estar ubicado en el centro histórico y ser accesible en transporte público urbano. «Llevo viviendo aquí más de 40 años y el barrio ha envejecido mucho y se ha transformado en una zona de paso nocturno hacia la Punta de San Felipe, casi sin comercios y sin un policía que patrulle las calles pese al aumento del vandalismo».

«La peatonalización puede provocar un aislamiento aún mayor del barrio San Carlos»

Para la asociación, el problema de todo parte de la escasa actividad comercial en la zona e interpreta que «cortar calles al tráfico no es solución a nada». «Si los comercios no están interesados en instalarse aquí, habrá que analizar el porqué y tomar medidas en consecuencia porque igual la peatonalización no favorece el desarrollo de este barrio aunque las calles queden más bonitas».

Una cosa es una ciudad más habitable y otra distinta que un proyecto concreto para una zona determinada pueda ser positivo o negativo para sus habitantes. Esto es más o menos el posicionamiento de la asociación con respecto a los planes municipales de peatonalización.

Conforme a la intención del Ayuntamiento, la siguiente fase sería extenderla a la plaza de España, más compleja de reordenar dada la escasez de aparcamiento. Carril advierte que «quitar el tráfico no va a dar de comer a los gaditanos» y vaticina que «puede provocar un aislamiento aún mayor» del barrio, además de una situación de colapso para aparcar a tenor del elevado número de funcionarios que trabajan en los edificios administrativos de la plaza de España y alrededores (delegación del Gobierno andaluz, Diputación, delegación provincial de Educación...) y vienen de fuera de Cádiz.

Por todo ello, tras el verano convocará una reunión para recabar la opinión de los vecinos sobre la peatonalización de la plaza de España, ya con la experiencia de su implementación en Argüelles.

El día de la inauguración de la peatonalización contó con la presencia del alcalde y miembros de Fegadi y la ONCE.
El día de la inauguración de la peatonalización contó con la presencia del alcalde y miembros de Fegadi y la ONCE. - LV