El Pleno de octubre ha traído de nuuevo el debate sobre las corbetas al Ayuntamiento
El Pleno de octubre ha traído de nuuevo el debate sobre las corbetas al Ayuntamiento - LV
CORBETAS NAVANTIA

Las corbetas de Navantia vuelven a San Juan de Dios

El Pleno ordinario ha rechazado una propuesta del PP que invita a los partidos con presencia en el Parlamento Europeo a no aprobar resoluciones contra la construcción y venta de las corbetas

CádizActualizado:

La polémica sobre el contrato de las corbetas de Navantia para Arabia Saudí ha vuelto al salón de Plenos del Ayuntamiento de Cádiz este viernes a colación de una propuesta del grupo municipal popular en la que exigía a los partidos políticos españoles con representación en el Parlamento Europeo «que presentaran una resolución instando al mismo a no aprobar resoluciones contra la construcción y venta de corbetas y equipamientos de defensa por parte de los astilleros españoles». La propuesta no ha sido sometida a votación porque ha decaído tras imponerse con los votos a favor de todos los grupos excepto el PP una enmienda de sustitución presentada por Podemos, Ganar Cádiz y PSOE, adoptada también recientemente por el pleno de la Diputación.

Sendas propuestas han levantado un acalorado debate en toda la bancada con acusaciones cruzadas entre los partidos del arco plenario de intentar instrumentalizar a los trabajadores de Navantia para fines políticos.

El concejal del PP y candidato municipal, Juancho Ortiz, fue el primero en hacer una defensa acérrima tanto de la construcción y venta de corbetas por parte de los astilleros españoles como de los intereses de los trabajadores de Navantia. Su intervención fue contestada no solo por la portavoz de Podemos, Ana Fernández, quien calificó la propuesta popular de «contraria a la democracia y a la libertad de expresión» sino también por el alcalde, José María González, que desde hace unos días guardaba un criticado silencio sobre el asunto de los contratos con Arabia Saudí, en contra de lo que pasaba en la arena política de la provincia, España y Europa.

González Santos ha negado la mayor. Ha dicho no estar callado y ha recordado que es «el alcalde de la bahía que más ha hablado sobre la carga de trabajo de Astilleros», obviando la presión nacional e internacional que se ha producido a lo largo de toda la semana en torno a las relaciones comerciales con Arabia Saudí tras el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul en circunstancias extrañas.

Como el resto de grupos 'Kichi' se ha sumado a la defensa de los contratos y de los trabajadores y ha recriminado al PP que no haya escuchado a los trabajadores y les interese poco. No obstante, esta afirmación fue desmontada minutos después por Juancho Ortiz en su intervención en la que recalcó que la semana pasada mantuvo una reunió con los trabajadores y veinte representantes de los sindicatos de Navantia en la bahía «que estaban muy preocupados por el silencio del alcalde y porque no se habían podido reunir con el PSOE». Ortiz incidió en que los trabajadores no entienden «ni el silencio del alcalde ni las propuestas de cambio de modelo productivo porque el asunto principal es que este contrato, que es el que existe, se ha puesto en peligro y está siendo motivo de ataque continuo por parte de Podemos, que es el partido que gobierna esta ciudad con el apoyo del PSOE».

Precisamente el portavoz socialista, Fran González, tachó de «cinismo político» la propuesta del PP y acusó al edil popular de querer confrontar a los trabajadores y generar «ruido y dudas». La portavoz de Podemos, Ana Fernández, suscribió la apreciación del socialista y aludió a que la propuesta del PP «no aborda el tema desde la concordia y trata de enfangar», mientras que Martín Vila puso el acento en el «secuestro» que sufren los trabajadores «por cuestiones geoestratégicas» urgiendo a un Plan Estratégico «que acabe con la incertidumbre que tienen los trabajadores cada mes». Ciudadanos, por su parte, asimiló su posición a la defensa del empleo y la confianza de que los contratos de España con todos los países se cumplen con todas las garantías.

Lejos de la rotundidad con la que el alcalde ha culpado a PP y PSOE por la situación de los Astilleros gaditanos por «cuarenta años de pesima gestión», retomó la ambigüedad en su discurso, que ha vuelto a chocar con el de Pablo Iglesias este miércoles en el Congreso, en el que pedía «reflexión» al Gobierno de Pedro Sánchez y el cese de la venta de armas a Arabia Saudí. «No queremos elegir entre empleo y derechos humanos», ha manifestado González Santos, para afirmar a continuación en la necesidad de abrir nuevos mercados en «países que no comprometen los derechos humanos» y en la obligación «cuando se es representante público de lidiar con los problemas de los ciudadanos aunque también tenemos que velar por el mundo que vamos a dejar».

La enmienda aprobada expresa el «total apoyo a las factorías de Navantia en la provincia de Cádiz y a sus trabajadores» y la solicitud al Gobierno central para que impulse, a través de la SEPI, la formulación de un Plan Estratégico 2018-2022 para Navantia, que incluya medidas que garanticen el futuro de los Astilleros y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

En el debate de San Juan de Dios también ha habido espacio para hablar de la comparecencia del presidente Pedro Sánchez esta semana en el Congreso para exponer la posición del Gobierno sobre la venta de armas a Arabia Saudí (mantendrá la venta de armas al país árabe para defender «los intereses de España»), de la de Casado (no aludió a Cádiz en su intervención), del caso del periodista saudí asesinado en el consuldado de su país en Estambul y de Venezuela.