Marta Meléndez, en un pleno cuando aún era concejal del Ayuntamiento.
Marta Meléndez, en un pleno cuando aún era concejal del Ayuntamiento. - LA VOZ
TRIBUNALES

El Constitucional declara nulo el despido de Marta Meléndez

La ex edil del PSOE en Cádiz arremete contra sus ex compañeros de partido asegurando que ha vivido una «persecución política» y que «algunos tendrán que asumir responsabilidades»

CÁDIZActualizado:

El Tribunal Constitucional ha declarado que el despido que el ente público de infraestructuras, organismo dependiente de la Consejería de Educación, realizó sobre la ex concejala del Partido Socialista, Marta Meléndez, «vulneró su derecho fundamental a participar en la vida política (art. 23 CE)».

Recordar que este despido fue ejecutado en marzo de 2014 y la ex concejala ha litigado contra la Consejería de Educación hasta el más alto tribunal, que finalmente se le ha dado la razón. Así, Meléndez, cinco años después, tendrá que ser readmitida en el puesto técnico que ocupaba en aquel momento.

En un comunicado firmado por la propia Marta Meléndez y su abogado, Diego Bernal Caputto, se recuerda a su vez que la Agencia Pública Andaluza de Educación, antiguo ISE Andalucía, decidió computar los minutos que la ex edil del PSOE tuvo que ausentarse del puesto de trabajo que ocupaba para cumplir con las obligaciones del cargo electo que ostentaba, de conformidad con la Ley de Bases del Régimen Local.

Asegura que «me encontré en una situación incomprensible, mi partido que me otorgó su confianza para ocupar el primer puesto en la bancada socialista del Ayuntamiento de Cádiz, me ponía de patitas en la calle», señala Meléndez.

«Un dirigente socialista, Director General de la Consejería de Educación, firmaba el despido, otra dirigente socialista, Natalia Álvarez Dodero –ex concejala socialista- que ostentaba el cargo político de Gerente de ISE en Cádiz, me entregaba la carta del despido», añade Meléndez, iniciándose lo que ella define como una «persecución política sin precedentes».

«Organizaron ni despido»

La ex edil insiste en que «algún dirigente local organizó mi despido, en una muestra más de lo que se es capaz de hacer, utilizando las instituciones para su particular venganza política».

Marta Meléndez fue candidata a la alcaldía de Cádiz en mayo de 2011 y portavoz socialista hasta octubre de 2012, fecha en la que dimitió tras perder las elecciones a la secretaría local del partido en Cádiz.

Subraya que ahora el Tribunal Constitucional «ha sido categórico», declarando nulo el despido y señalando que se vulneró su derecho a participar en la vida política, «exactamente lo mismo que yo argumenté en la única rueda de prensa que ofrecí cuando sucedió todo esto».

Asimismo, confirma que el tribunal ha ido más allá, al advertir que se ve en la obligación de pronunciarse por la trascendencia general que puede tener este despido para cualquier ciudadano que quiera formar parte de una lista electoral.

«Nadie salió en mi defensa»

«Ese ha sido el principal motivo por el que he litigado hasta el Tribunal Constitucional», afirma Meléndez, «mis ‘compañeros’ de partido me aplicaron la reforma laboral del PP –prosigue-, y eran plenamente conscientes de que con ello abrían un precedente jurisprudencial muy peligroso para cualquier ciudadano, aun cuando el despido fuera calificado de improcedente, y todo para intentar desprestigiarme públicamente en el plano personal y profesional».

Lamenta que «ningún miembro de la dirección local del partido salió en mi defensa aún cuando el motivo aducido por el ente público fueron mis ausencias justificadas por asistencia a los plenos del Ayuntamiento, a las comisiones informativas y a los consejos de administración de las empresas municipales de las que era consejera, un silencio muy sospechoso que mantuvo incluso el portavoz socialista del Ayuntamiento de Cádiz (en referencia a Fran González)», recuerda la ex concejala.

Meléndez argumenta también que «algunos tendrán que asumir responsabilidades políticas, puesto que urdir un plan al más puro estilo siciliano, utilizar las instituciones con fines espurios, aplaudir que a una compañera de partido se le aplique la reforma laboral del PP y se le despida por cumplir con sus obligaciones como concejala, no debe salir gratis».

Marta Meléndez es funcionaria de carrera desde el año 2004. Tras ser despedida pidió ocupar su plaza y, aunque ha pasado por varios centros, en estos momentos desempeña la jefatura de estudios del IES San Severiano. Asegura que, tras el fallo del Tribunal Constitucional, está a la espera de que le avisen por parte de la Agenda Pública Andaluza de Educación para reincorporarse a su puesto, tal y como dice la sentencia.

Finalmente, Marta Meléndez ha querido agradecer el apoyo de sus amigos, familiares y de su abogado, Diego Bernal Caputto, que en estos cinco años «no han dejado de creer que la situación laboral a la que fui sometida era injusta».