CONTENIDO PROMOCIONADO

Consigue financiación rápida de forma segura

Existen diferentes alternativas según las necesidades de cada cliente

Contenido Promocionado
Actualizado:

Los créditos bancarios, son una herramienta imprescindible para obtener liquidez ante diferentes gastos imprevistos. Tales como realizar una reforma, afrontar el pago de cierta factura o simplemente para adquirir cualquier electrodoméstico o bien imprescindible. En el pasado, estos problemas difícilmente podían resolverse sin la ayuda de una exigente entidad bancaria. Por suerte, hoy en día ante estas situaciones, existen nuevas alternativas rápidas de financiación, como el préstamo 500 euros al que se puede acceder con gran facilidad desde la web.

En este sentido, conviene conocer las características de este tipo de solución financiera. Pues, existen diferentes alternativas según las necesidades de cada cliente. De acuerdo con esto, se aconseja prestar atención a factores como la rapidez de su gestión, los importes del crédito a los que se puede acceder o los pocos trámites requeridos, entre otros aspectos.

Requisitos a cumplir

La tramitación de un crédito rápido, suele demandar pocos requisitos. Atrás quedan las carpetas repletas de documentos y las largas filas en una entidad bancaria. Pues, todo se tramita de forma online, adjuntando de manera electrónica algunos documentos digitalizados.

En este sentido, los requisitos más comunes son haber cumplido la mayoría de edad, disponer del DNI y de un fuente de ingresos regular. Esto último puede verificarse por medio de una constancia de trabajo o cualquier otro tipo de ingreso.

Así, la financiación disponible en portales como 24prestamos, también puede ser muy útil a autónomos y pensionista. En definitiva, la financiación online es una alternativa al alcance de todo ciudadano español que realice la solicitud respectiva.

Solicitar un crédito con Asnef

Tal como se señaló previamente, los requisitos de los préstamos disponibles en la web suelen ser pocos. Sin embargo, muchas veces aparecer en una lista de morosidad puede ser determinante. Pues, gran parte de las empresas prestamistas, especialmente las tradicionales, suelen tomar esto muy en cuenta.

Afortunadamente, en la actualidad existen los créditos con asnef, una útil herramienta para quienes precisan cubrir algún gasto inesperado y figuran en listas de morosidad. Si bien, las cantidades aprobadas rara vez superan las cuatro cifras, suelen hacerse efectivos en la cuenta del solicitante en cuestión de minutos.

En todo caso, para optar por un crédito estando en Asnef, se debe realizar la respectiva solicitud desde la página web de la entidad seleccionada.

Esto suele ser cuestión de aportar datos como nombre, apellidos, DNI, número de cuenta, teléfono y una dirección de email. Asimismo, es esencial leer los términos y condiciones antes de enviar la solicitud.

Se trata, así de un procedimiento bastante fácil que no demora más de unos 15 minutos. Seguido de un SMS o email con la correspondiente aprobación o negativa sobre la solicitud. En caso de una respuesta favorable, el prestatario podrá disfrutar de los fondos en su cuenta en un máximo de 24 a 72 horas según la entidad a la cual se acuda.

Importes y plazos de devolución

Estos aspectos pueden variar considerablemente de una entidad crediticia a otra. Es importante considerar cada uno de ellos, puesto que pueden incidir en el importe real tanto a recibir como a devolver. Además, una vez se ha aceptado un crédito con Asnef y sus condiciones, se está obligado legalmente a cumplir con ellas.

En este sentido, dado que se trata de préstamos rápidos, el tiempo de devolución suele ser de 30 días. No obstante, es posible encontrar financiación con o sin Asnef, con plazos de hasta 36 meses. Se debe tener en cuenta que a mayor plazo de amortización, mayor será el capital a pagar en intereses.

Por otra parte, en relación a la cantidad de dinero aprobada, este tipo de financiación rápida y con Asnef, suele mantenerse en el rango de las tres cifras. Sin embargo, al igual que sucede con los intereses, existen plataformas más flexibles que otras. Así, se puede llegar a conseguir importes de hasta 10.000 euros.

Otros puntos relevantes a tener en cuenta, son la tasa de interés bajo la cual se regirá el préstamo y su devolución. Así como las posibles sanciones en caso de que se incurra en algún retraso o impago. O bien, se falte a alguna otra cláusula establecida en las condiciones del crédito.

Cuándo solicitar un préstamo con Asnef

Es cada vez más frecuente que los españoles recurran a este tipo de financiación para solventar determinadas circunstancias. Esto se debe en gran medida a lo fácil que resulta su tramitación, así como a las complicaciones que presenta la economía actual.

Sin embargo, si se desea tener las finanzas bajo control, lo mejor será reservar este tipo de alternativa para circunstancias que lo necesiten realmente. Asimismo, bajo ninguna condición ha de tramitarse un crédito si no se dispone de los medios requeridos para afrontar la deuda que se adquiere.

En este punto, es importante recordar que una de las penalizaciones más comunes del incumplimiento, es la inclusión en listas de morosos. En consecuencia, tanto si ya se está en tales registros como si no, esto puede dificultar aún más la adquisición de financiación en el futuro.