Un coche de Uber junto a un taxi en el Paseo Marítimo.
Un coche de Uber junto a un taxi en el Paseo Marítimo. - Antonio Vázquez
Cádiz

Un conductor deja Uber «por ansiedad» ante las presiones de los taxistas de Cádiz

Uno de los trabajadores de la flota renuncia a su contrato indefinido ante las continuas persecuciones: «Tenía hasta pesadillas»

CádizActualizado:

Uno de los conductores de la flota de Uber en la provincia de Cádiz ha trasladado su renuncia a la empresa tras semanas de persecuciones de los taxistas. El trabajador, que contaba con contrato indefinido, ha decidido renunciar «por una cuestión de salud», después de sufrir episodios de «ansiedad» y «estrés» derivados de estas situaciones de tensión mientras conducía.

Apenas trece días después de firmar el contrato, ha reconocido que ahora mismo trabajar con Uber en Cádiz significa «tener gente persiguiéndote todo el día», en referencia a las acciones de los taxistas. «He tenido hasta pesadillas», lamenta. La acción que más le marcó ocurrió en la plaza de las Tortugas, cuando iba a recoger a varios clientes: «Escuché a alguien que me gritaba, corrió hasta adelantarme y saltó para ponerse delante mia. Frené rápido, pero casi lo atropello. Me amenazó y llamó a otro taxista para que me escoltara hasta el puente para salir de Cádiz». Desde entonces, este empleado ha intentado evitar la capital, donde se producían las situaciones «más duras». «Era entrar en Cádiz y ver un taxi aparecer. En el semáforo bajaba la ventanilla y me decían de todo», añade.

Preguntado por si ha habido más motivos, este varón de 41 años los descarta. «Me gusta conducir y estaba muy contento con el trato recibido; hay clientes muy simpáticos», explica. A pesar de que habla inglés y tenía oportunidades en el extranjero, su intención era quedarse cerca de Chiclana, donde viven sus hijos y sus padres. Sin embargo, no ha soportado la presión y finalmente ha optado por abandonar su puesto actual y buscarse la vida en Holanda, donde le han ofrecido un empleo como mozo de almacén. «Preferiría estar en Uber porque me quedaba aquí;en Holanda entre alquiler y comida ganaré menos dinero», lamenta.

Este chiclanero admite la dificultad de encontrar un contrato de este tipo en la Bahía. Su sueldo en Uber era «decente en comparación con lo que hay». En su anterior empleo tenía condiciones «mucho peores» y encontró una oportunidad tras la llegada de la compañía a la provincia gaditana.

Al trasladar su decisión, desde Uber le han pedido paciencia, ya que estos episodios son habituales «al principio». Sin embargo, ha decidido alejarse «del foco de lo que me provoca ansiedad», aunque no descarta volver en un futuro, «cuando las cosa se calme».

Un grupo de taxistas gaditanos inició persecuciones a conductores de Uber con la llegada de la compañía a la provincia. La capital ha concentrado los incidentes «más fuertes» y algunos han acabo en denuncias interpuestas por los conductores de las VTC. «No podemos estar en Cádiz; a través de la aplicación ven que el coche va en camino y se acerca a la ciudad», detalla el trabajador.

Desde hace varios días la actividad de los Uber en la capital ha perdido intensidad. Los taxistas llaman a la Policía Local cuando localizan algún VTC circulando por las calles con la aplicación abierta en busca de clientes. Los conductores podrían ser multados por captación ilegal, tal y como reflejó una circular repartida entre los agentes municipales en la que se prohibía a los Uber estar aparcados o circulando sin pasajeros y se reconocía la posibilidad de multar este tipo de acciones. La principal asociación de las VTC, Unauto, que representa al 90% del sector en España, anunció que estudiaba emprender acciones legales contra el Consistorio por estas medidas de control.

«Las instituciones y la Policía no ayudan. ¿Quién está de mi parte? ¿La Policía? No. ¿El Ayuntamiento? Tampoco. No veo que se hagan tantos controles a los taxistas», exclama el ya ex conductor. «Nos sentimos los más débiles. A quien acosan no es a la compañía, sino a nosotros», advierte, en referencia a las persecuciones.