CÁDIZ

Una colonia de gatos pone en riesgo la salud pública en los depósitos de Marconi

La concejala Eva Tubío señala que se trata de un caso «puntual y en vías de solución»

CádizActualizado:

La concejala de Salud, Eva Tubío, ha manifestado que se están buscando soluciones que permitan compatibilizar la alimentación y control de la colonia de gatos que utiliza como refugio los antiguos depósitos de tabaco, situados en la avenida Marconi, con la seguridad e higiene del personal que trabaja allí.

Tubío ha explicado que se trata de un caso «puntual» que responde, entre otras cuestiones, a que los trabajadores han alertado de «problemas de insalubridad» que se habrían generado por la presencia de la colonia de gatos en el lugar. En este sentido, la edil ha subrayado que «tenemos que garantizar la protección animal, pero también tenemos la obligación de garantizar la salud pública y la protección de los trabajadores».

En cualquier caso, ha querido dejar claro que «desde la Delegación de Salud no se ha prohibido en ningún momento dar de comer a los gatos», sino que lo que está haciendo precisamente es intentar promover soluciones, que pasarían por aplicar la campaña de captura, esterilización y suelta, incluir a los animales en el censo sobre colonias de gatos de la ciudad y, al mismo tiempo, conceder el carné de alimentadoresa voluntarios para que realicen la alimentación en las condiciones necesarias, teniendo en cuenta que se precisa de la correspondiente autorización para proceder en solares privados y dependencias oficiales.

Así, tras insistir en que se trata de un caso «puntual» que está «en vías de solución», ha recordado los esfuerzos que se están realizando desde el Ayuntamiento en materia de protección animal. En este sentido, ha significado que existe «por primera vez» en el Ayuntamiento una Mesa Animalista a la que son invitados todos los colectivos animalistas y protectoras de Cádiz.

A la campaña de captura, esterilización y suelta (CES) se suma que, también por primera vez, se han regulado los carnés de alimentadores de gatos, procedimiento que ha recordado que recoge los criterios y condiciones para autorizar a determinados vecinos a desarrollar estas actividades, evitando causar molestias y manteniendo las debidas condiciones de salubridad pública. Igualmente, es la primera vez que se dispone en el Ayuntamiento de un presupuesto específico para protección animal que está consensuado con la Mesa Animalista.

Por todo ello, Eva Tubío ha enfatizado que «este Ayuntamiento está yendo más allá de lo que las propias competencias le obligan» respecto al bienestar animal si bien reconoce que «hay que poner los medios para que no se den situaciones de insalubridad o riesgo sanitario»