Jenaro Jiménez entra en la Audiencia, este lunes.
Jenaro Jiménez entra en la Audiencia, este lunes. - F. JIMÉNEZ
TRIBUNALES

«Le cogió la crisis de la construcción y a partir de ahí todo se hundió»

El abogado de Jenaro espera que el empresario condenado este lunes a seis años y medio de prisión por estafa pueda acogerse en unos meses a los beneficios penitenciarios

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Jenaro Jiménez, que padece diabetes, y sufrió la pérdida de un dedo del pie, continúa recluido en la prisión portuense de Puerto III. «Poco a poco se va recuperando», explica su abogado José María Rosso. Este lunes el empresario, que llegó a fingir su muerte por ahogamiento y luego se fugó a América en una rocambolesca historia, acudía a la celebración del juicio en la Audiencia de Cádiz. Se le ha podido ver con algo de mejor aspecto que hace un par de años cuando fue a declarar al juzgado de instrucción. «Tiene atención médica pero evidentemente estaría mejor atendido en la calle». En el acto de conformidad que se ha celebrado en sala, Jenaro se ha mostrado muy parco en palabras, contestando de manera escueta y muy protocolaria .

En cuanto a su situación económica, se ha declarado insolvente ya que sus bienes fueron embargados. Empresario de éxito, los engaños que fue tejiendo terminaron por escribir su final. «Le cogió la crisis de la construcción y a partir de ahí todo se hundió», ha valorado su letrado.

Al finalizar la vista, y tras acordar una condena de seis años y medio de prisión (la mitad de lo que solicitaba para él en un principio la Fiscalía), Jenaro era trasladado de nuevo a la cárcel portuense. Tras haber cumplido dos años por una condena anterior (también por estafa) y otro año más en preventiva, ahora el futuro del empresario estará en manos del juez de Vigilancia Penitenciaria quien tendrá que decidir si de aquí en adelante puede acogerse a los beneficios que marca la ley y optar a la libertad condicional.