Coches de policía en reparación.
Coches de policía en reparación.
CÁDIZ

Cinco patrulleros de Policía Local para toda la ciudad de Cádiz

El CSIF vuelve a denunciar la carencia del parque móvil de los agentes municipales que se ven obligados a patrullar con coches antiguos que tienen más de diez años

Actualizado:

Vuelven las denuncias sindicales sobre los medios, o «escasez de medios» , que padecen los policías locales que trabajan para salvaguardar la seguridad en la capital gaditana. En esta ocasión ha sido la sección del CSIF en el Ayuntamiento de Cádiz quien ha querido volver a sacar a la luz pública el «déficit» que sufren los agentes municipales en cuanto al parque móvil. Según insisten, es escaso y además son coches con muchos kilómetros y años encima.

Como lamentan, mientras se espera la puesta en funcionamiento de los tres toyotas que se han comprometido y cuya adquisición fue aprobada por la Junta de Gobierno Local de la pasada semana, actualmente, Cádiz solo cuenta con cinco patrulleros, «dos de ellos son de febrero de 2004 y los otros tres de 2009; es decir, todos con más de diez años». Y en cuanto a las furgonetas, actualmente sólo hay funcionando tres (una destinada a la sección de atestados y dos para transporte operativo), todas también del año 2009.

Según manifiestan, todos estos vehículos tienen más de 200.000 kilómetros cada uno, «por lo que las averías son cada vez más frecuentes». Para estas circunstancias, el parque móvil tiene asignada una 'caja fija' para disponer de dinero para la reparación de los vehículos; sin embargo, hoy en día, como asegura el sindicato, dicha cuenta está a cero, y CSIF no tiene constancia de que exista previsión alguna para que tenga fondos suficientes para solventar cualquier eventualidad.

«Media verdad» del Gobierno local

Para CSIF el hecho de que se haya anunciado y aprobado la adquisición de nuevos vehículos, esto es una «media verdad» del Gobierno Local, ya que aseguran que estos «no son nuevos, sino que son los mismos; a los cuales sólo hay que renovar el contrato de ‘leasing’». De este modo, estos tres toyotas no van a poder estar operativos hasta dentro de unas semanas, una vez se hayan resuelto todos los trámites administrativos que requieran.

Esta situación, denuncia CSIF, «ocasiona un obvio perjuicio a la seguridad ciudadana y a los profesionales que han de prestar servicio público a la población con garantías». Desde este sindicato se espera que «en los próximos días ninguno de los vehículos que están patrullando la ciudad sufran una avería, pues la flota quedaría forzosamente mermada al no poderse reparar inmediatamente».