CHIRIGOTA TERCIO DE ARMADA

La chirigota del Tercio de Armada: «No somos compañeros, somos hermanos»

Los militares que dedicaron un pasodoble a su compañero fallecido en Malí explican cómo lo compusieron, los mensajes que les llegaron tras cantarlo y los entresijos de esta agrupación carnavalesca

CádizActualizado:

Minutos de aplausos de sus compañeros, muchos de ellos no podían reprimir las lágrimas. Es lo que vivieron los componentes de la chirigota del Tercio de Armada 'No nos quiere nadie', el pasado viernes 8 de marzo.

Ese día, como cada año desde 2016, participaban en el concurso de chirigotas que se realiza en el Tercio de Armada (TEAR) de San Fernando, junto con otras actividades deportivas como campeonato de rugby o carrera de cross, para celebrar el aniversario de la Infantería de Marina, la más antigua del mundo, ya que data del 27 de febrero de 1537.

Entre su repertorio, un pasodoble muy especial. El que dedicaron a su compañero del Segundo Batallón de Desembarco, del que ellos forman parte, el soldado Antonio Carrero, fallecido el 18 de mayo de 2018 en Malí, al volcar el vehículo Lince en el que ocupaba la posición de tirador. Carrero formaba parte de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina para Malí FIMAR EUTM Mali XI, formada por unos sesenta militares del acuartelamiento isleño, encargados de dar protección a los instructores españoles que instruyen al ejército del país africano.

El mejor aplauso

«Llevo 10 años cantando en Carnaval y el aplauso más verdadero y sentido fue el de ese día», ha dicho el soldado Francisco Javier Cosme, uno de los componentes de esta chirigota que, junto con otros cuatro compañeros, ha participado este jueves en el Facebook Live de LA VOZ de Cádiz. Francisco Javier toca la guitarra y, además, es el encargado de componer las letras de esta chirigota, ya que también forma parte de una agrupación participante en el COAC.

Junto al soldado Cosme, han participado en este encuentro con los lectores de LA VOZ, el cabo Daniel Quesada, los cabos primeros Emilio Fernández y Manuel Caucelo y el soldado Javier López Vargas. «Somos todos de la Bahía», han explicado, al tiempo que han senalado que muchos de ellos tienen experiencia sobrada en carnaval, como el cabo primero Fernández, director de la agrupación y también compositor, que ha concursado en el Falla, o el soldado Vargas, que sale en una chirigota ilegal.

«Comenzamos a ensayar para el concurso del TEAR en diciembre o enero y para hacerlo nos quitamos tiempo de nuestra vida personal», han matizado. Teniendo en cuenta también que, durante ese tiempo, realizan maniobras y/o ejercicios. El concurso tiene sus bases y todas las letras que se cantan en el mismo deben versar sobre temas de la unidad, nada reivindicativo ni relacionado con la política.

Una chirigota de 17

«Comenzamos a concursar en 2016 porque a finales de 2015 el comandante Ramírez, que fue el cabecilla de todo esto, nos dijo 'tenéis que hacer una chirigota'», ha explicado el cabo primero Caucelo. Una chirigota que, en la actualidad la conforman 17 militares y cuya letra y música son propias. «Pero puede apuntarse quien quiera, está abierta a todo el mundo», explica el cabo primero Fernández. De hecho, este año han tenido un fichaje «extracomunitario», explican divertidos, un compañero madrileño y originario de Ecuador que ahora es «gaditano de adopción».

«Damos el punto de humor dentro del respeto para que nuestros compañeros pasen un buen rato», han detallado. Unos compañeros a los que consideran sus «hermanos». «El Tercio de Armada es una gran familia, desde el que más manda hasta el último», han afirmado. «Tenemos el trabajo más bonito del mundo», han dicho.

Aseguran que cantan desde el corazón y que siempre sienten un poco de nervios al salir al escenario. Ese día, al cantar el pasodoble a su «hermano» fallecido en Malí se sintieron especialmente emocionados. La idea de dedicarle un pasodoble al soldado Antonio Carrero partió del soldado Cosme. «Creemos que se lo merece, no queremos que caiga en el olvido. Comencé a recopilar datos y me salió esto», ha explicado. Así, con su tipo de 'pan galleta' (unas tostadas que les dan a los militares en las raciones de combate y que no suelen gustar mucho), estos infantes de Marina le cantaron a su compañero que, como señalan en la letra «dio su vida por España». Gustó a los compañeros y también a la familia del soldado Carrero, que se puso en contacto con ellos por redes sociales. Y para estos chirigoteros no hay mayor premio.