Una reunión del alcalde con los vecinos de Cádiz en noviembre de 2015.
Una reunión del alcalde con los vecinos de Cádiz en noviembre de 2015. - Antonio Vázquez
VECINOS

La carta de Reyes Magos de los vecinos para Cádiz

Los vecinos hacen balance del estado de la ciudad, señalan los principales problemas del gaditano, los retos de los políticos y ponen nota al alcalde.

CádizActualizado:

Tras unas fechas marcadas por las elecciones, los balances y los retos de los partidos políticos para el nuevo año, los vecinos de Cádiz también han hablado. Lo han hecho a través de la entidad Vecinos Cádiz -antigua Federación de Asociaciones de Vecinos 5 de abril-, uno de cuyos máximos responsables, Francisco Gómez, ha repasado un 2018 con «luces y sombras» y ha escrito -sin saberlo- una carta de Reyes Magos para la ciudad de Cádiz.

En la parte positiva, aunque con matices, saludan la reactivación de la recuperación de fincas cerradas en la ciudad tras remontar el sector de la construcción. Lo positivo, destaca Francisco Gómez, es «que implica trabajo, creación de empleo» y también «más actividad para los comercios y más ingresos para el Ayuntamiento a través de las licencias de obras». En el reverso claroscuro, con repercusión directa en los gaditanos, está el hecho de que un porcentaje alto de las actuaciones en materia de construcción y rehabilitación de fincas no es para vivienda de residentes en Cádiz sino para adaptar fincas al uso turístico. Esta realidad la definen desde la federación vecinal gaditana como un «arma de doble filo». Por un lado genera más turismo y visitantes a Cádiz pero por otro «obliga a los vecinos a irse de la ciudad» por el encarecimiento de los alquileres. Primero «está pasando en el casco histórico, la gente está teniendo que irse a vivir a otras zonas de Extramuros y cuando no quede espacio o los alquileres sean prohibitivos, se tendrán que ir de la ciudad».

Esta sería una de las consecuencias -tampoco nueva- que está detrás de la sangría de población que vive Cádiz desde hace años, unida a la escasez de suelo, que le ha hecho perder según las últimas estadísticas oficiales publicadas esta semana 1.069 empadronados durante 2018. «Estamos viendo cómo avanza este fenómeno en la ciudad y habrá que ver si nuestros políticos son capaces de tomar medidas. No estamos en contra del turismo ni mucho menos, pero es absurdo tener una ciudad turística sin vecinos, es como pretender que Cádiz sea un parque temático sin gente».

Siguen los desahucios

Sin opción a la duda, «la vivienda es lo que más preocupa a los vecinos de Cádiz», subraya Francisco Gómez. Los precios de los alquileres, la escasa oferta de viviendas sociales, la despoblación de Cádiz y la continuidad de los desahucios sostienen la alerta vecinal en este asunto para 2019. «Sigue habiendo desahucios pero no se publicitan porque los vecinos afectados no quieren que se haga pública su situación, por eso la gente cree que ya no hay desahucios». La realidad es otra, lamenta el dirigente vecinal. «Hace un par de semanas, hubo un desahucio en el casco antiguo, el vecino no quiso que se supiera». Ahora está gestionando con Asuntos Sociales qué ayudas podría tener.

Más aparcamientos

En la zona de luces y sombras del balance vecinal están los aparcamientos. Del carril bici opinan que «los frutos» se verán «en el medio o largo plazo» porque «ahora lo que genera son sobre todo críticas». En este sentido, pone el acento en las administraciones por «no haber actuado en buscar alternativa con aparcamientos disuasorios» y rechazan que el recién abierto por el Ayuntamiento en la avenida de Astilleros sea un parking nuevo: «lo poco que está saliendo es de pago y el de Astilleros no es nuevo porque antes estaban los mismos coches pero aparcados entre dos líneas en la avenida y ahora agrupados en un espacio asfaltado, es decir, solo se ha adecentado la avenida, no se han creado plazas nuevas», detalla.

Desde la entidad vecinal afrontan el futuro con optimismo moderado y señalan a las elecciones municipales de mayo de 2019 como un acicate para que los políticos se sacudan la pereza y lleven a cabo los proyectos pendientes en Cádiz desde hace años. El nuevo Hospital, la Ciudad de la Justicia, las viviendas sociales de Matadero y una larga lista conocida por los políticos y los gaditanos. «Al final nos vamos a conformar con migajas», barrunta.

Compromiso político «real»

Por todo ello, en la carta de Reyes Magos del movimiento vecinal de Cádiz no faltan varias peticiones: «las mejoras del transporte público urbano, porque solo funciona bien la línea 1; nuevos aparcamientos; un nuevo pliego de Limpieza y mejor servicio en todos los barrios, «no solo en el casco histórico» y un «compromiso real» de los políticos con los gaditanos antes de las elecciones. «Nos gustaría que en 2019 los partidos se comprometan de manera real con los vecinos de Cádiz, digan cuál es su compromiso de verdad y si en dos años no cumplen con lo más prioritario, se vayan. Es muy fácil prometer y luego poner excusas para no cumplir».

La relación de los vecinos con el Ayuntamiento de Cádiz ha estado desde el principio del mandato plagada de badenes. Recortes de ayudas económicas, falta de fluidez en la comunicación y el Reglamento de Participación Ciudadana han sido varios de los hitos que han marcado el camino. Si los vecinos tuvieran que poner notas, las delegaciones municipales de Patrimonio, Urbanismo, Vivienda y Asuntos Sociales aprobarían: «Tenemos posibilidad de comunicarnos y entendernos, luego la solución al problema que planteamos puede no ser posible pero al menos nos escuchan». En el lado opuesto están Participación Ciudadana y Deportes.

Por su parte, el alcalde suspende aunque se queda cerca del 5. «Le pondría un 4 alto. Hemos intentado reunirnos con él varias veces pero solo quiere sentarse con la junta directiva de la federación, no con el conjunto de las asociaciones que integran la federación».