Decenas de turistas llegan a uno de los hoteles de Chiclana, una de las localidades que ha registrado mejor ocupación hotelera en 2018.
Decenas de turistas llegan a uno de los hoteles de Chiclana, una de las localidades que ha registrado mejor ocupación hotelera en 2018.
BALANCE TURÍSTICO

Cádiz cierra el verano con una nueva subida de la ocupación hotelera

El mes de agosto acaba con un incremento de medio punto con respecto a 2017, que se suma a los siete puntos de subida que se registraron en julio

CÁDIZActualizado:

Los principales meses del verano cierran con datos esperanzadores para el sector hotelero de la provincia de Cádiz. Según datos de HORECA (Federación de Hostelería de la Provincia de Cádiz), agosto ha puesto punto y final con un 92,32% de ocupación, lo que en términos técnicos supone un lleno a nivel provincial. Estas cifras significan que se ha producido un incremento de medio punto con respecto a la ocupación hotelera registrada en el mismo periodo correspondiente al año 2017, en el que se alcanzó un buen 91,89%.

Estos datos, sumados a los de julio, en los que la provincia experimentó una subida de más de siete puntos para situar la ocupación en un 87,91%, otorga una baza importante para hablar de la recuperación definitiva del sector.

«Desde Horeca estamos muy satisfechos porque son buenos datos, teniendo en cuenta que en el resto de España los números que están saliendo son negativos, con cifras por debajo de las del año pasado. Y en nuestro caso, no solo no hemos bajado sino que hemos subido medio punto», comentó el presidente de la Patronal de Hostelería, Antonio de María.

Por municipios, los que más han acusado esta subida han sido localidades como Arcos, alcanzando un 60,21% con una subida de 12 puntos o Tarifa, que con 3 puntos más que en 2017 se ha convertido en el municipio gaditano con una mayor ocupación en agosto, con un 98,37%. Entre los mejores datos se sitúan también Rota, con un 97,15% de ocupación frente a los 95 del año anterior; Conil, que aunque ha bajado unas décimas se ha mantenido en un 95,81% y Chiclana, que ha subido unas décimas hasta situarse en el 94,85%.

Con más de un 92% queda Cádiz, que ha subido en casi dos puntos, y Algeciras, mientras que en un 91% se mantienen localidades como Chipiona (frente al 90,12% del año anterior) o Zahara de los Atunes.

Tarifa registra el mejor dato de ocupación de la provincia con un 98,37%, casi tres puntos más que en 2017

Por la parte baja de la tabla destaca la posición de Jerez, que a pesar de ser verano, ha alcanzado un 87% de ocupación frente al 85,47% de 2017 o el más del 90% de Sanlúcar. Entre las caídas más importantes se sitúan dos municipios de la Bahía de Cádiz: El Puerto de Santa María, que ha perdido más de cuatro puntos con un 85,26% y San Fernando, con una pérdida importante de ocupación, ya que su 81% significa un descenso de más de cinco puntos con respecto al pasado verano.

Sin embargo, es La Línea la que cuenta con el peor dato de este año, con nueve puntos por debajo de 2017 y un 81% de demandado.

Desde Horeca apuntaron que las previsiones de septiembre no son alentadoras, ya que se prevé a día de hoy una ocupación del 83% frente al 89% del pasado año, aunque estas cifras son orientativas.

En cuanto al sector hostelero, hay versiones enfrentadas. Los más beneficiados han sido los chiringuitos y bares a pie de playa, que han notado la mayor afluencia de bañistas durante un mes de agosto en que las temperaturas han otorgado al litoral un papel protagonista. Esta importante afluencia de turistas ha repercutido en los bares y restaurantes, que se han llenado de clientes. De hecho, en el caso de Cádiz capital o Chiclana, reservar mesa en algunos de estos establecimientos durante el mes de agosto era prácticamente imposible, sobre todo, para la hora de la cena. Solo aquellos clientes previsores, que han telefoneado a los negocios con cuatro o cinco días de antelación, han conseguido satisfacer sus aspiraciones de coger mesa frente al mar.

En el caso Cádiz, llama la atención los buenos datos que ofrecen también los hosteleros cuyos negocios se ubican en el casco histórico de la capital. El centro se ha puesto de moda entre los visitantes y cada vez atrae una mayor demanda, no solo para pasear sino también para comer o cenar en sus establecimientos.