Instalación de las farolas
Instalación de las farolas
Cádiz

El Ayuntamiento de Cádiz repone dos farolas restauradas en su fachada

Se ha seleccionado un nuevo color, verde bronce, con objeto de realzar estos elementos históricos

CádizActualizado:

El Área de Patrimonio Histórico ha iniciado este miércoles la colocación de las dos primeras farolas restauradas de la fachada del Ayuntamiento de Cádiz.

El pasado mes de enero se iniciaron los trabajos de conservación y restauración de las cuatro farolas de fundición de estilo neoclásicas de la fachada de la Casa Consistorial que se encontraban en avanzado estado de deterioro.

Las cuatro farolas están datadas a principios-mediados del siglo XX, están rematadas con tulipas de elegante diseño en cristal blanco pulido y tienen muy buena ejecución.

En una primera fase se han restaurado las dos farolas de los extremos de la fachada dado que se encontraban en peor estado de conservación. En el día de hoy se han instalado ambas farolas en su lugar original, procediéndose al traslado de las dos restantes al estudio de restauración. Y asimismo, las farolas que estaban sustituyéndolas han sido retiradas y llevadas al estudio de restauración.

Como propuesta de la empresa de restauradores de obras de arte Pilar Morillo&Álvaro Domínguez, encargada de los trabajos de restauración, se ha seleccionado un nuevo color con el objeto de que permita el realce de estos elementos históricos, tal y como ocurre con las farolas, de igual estilo neoclásico, que exornan la fachada del Palacio de la Aduana, sede de la Diputación Provincial de Cádiz.

David Navarro, teniente de alcalde en funciones de Patrimonio, señala que el estudio de restauración de obras de arte Pilar Morillo&Álvaro Domínguez ha propuesto el nuevo color en verde bronce «dado que está más acorde con la nobleza de la Casa Consistorial y permite que se destaquen más los ornamentos y diseños de las farolas una vez que las cuatro estén restauradas como son de las piñas de hojarasca, cabezas de dragones, cascadas de flores, roeles y los diablillos alados».

La restauración de las farolas comprende los siguientes procesos de trabajo: eliminación del óxido y de la pintura vieja mediante chorreado; eliminación de piezas oxidadas y con faltas de consistencia; elaboración de nuevas piezas desaparecidas o desprendidas, tales como piñas, hojas y otras decoraciones; refuerzo de las zonas de agarre a la pared y de la sujeción de las tulipas; reconstrucción de ornamentos, colocado de piezas y unión de fragmentos a base de soldaduras; imprimación de farolas con pintura bicomponente antioxidante; y acabado final con esmalte metálico antioxidante, de grano fino, de color verde bronce.