Alberto Lozano, en su puesto de trabajo
Alberto Lozano, en su puesto de trabajo - F. JIMÉNEZ
TURISMO

«He atendido a turistas llorando porque los han estafado en pisos»

Las recepciones de los hoteles de Cádiz, el único refugio que encuentran los viajeros cuando son engañados en pisos de muy escasa calidad

CÁDIZActualizado:

El recepcionista Alberto Lozano ha visto de todo desde que comenzara a trabajar en la recepción del Hotel Las Cortes de Cádiz en 2004. Pero nada comparable con la proliferación de las viviendas de uso turístico. «En poco más de un año, se ha disparado el número tanto de pisos sin declarar como de viajeros que llegan a Cádiz para alojarse en ellos después de haberlos contratado por internet. Y esto es peligroso», apunta Lozano.

Entre los factores más preocupantes para el propio turista se encuentran, según este gaditano especializado en el tema, la indefensión y falta de responsabilidad en el momento en que surja un problema.

«Muchos creen que los pisos tienen seguros de accidentes, de incendios y demás, lo dan por hecho pero no es así. ¿Qué ocurriría si hubiese un problema?¿Quién se hace cargo? Nadie. Y ellos no lo saben», explica mientras atiende una recepción que además de prestar su servicio se convierte en punto de información turística improvisada para toda la ciudad debido a su excelente ubicación, en plena calle San Francisco.

Lozano insiste en que hay muy buenos apartamentos turísticos, los que están dados de alta, pero apunta que son escasos, que la mayoría se amparan en la ‘alegalidad’ que dejó una normativa nacional y autonómica demasiado laxa.

«Entiendo perfectamente que el Gobierno quisiera dejar un espacio a la economía colaborativa, pero esto se está yendo de las manos. Temo que aquí suceda como en Madrid o Barcelona y que el centro de Cádiz se convierta en un parque temático para turistas. Nuestra ciudad puede perder su esencia, que es por lo que realmente nos buscan los viajeros», especifica este técnico de turismo, y apunta que en otras ciudades ya se controlan los daños que acarrea este tipo de alojamiento, «impidiendo que en distritos enteros se alquile con este fin».

«Temo que Cádiz se convierta en un parque temático para turistas», Lozano

Porque en segundo lugar, pero no menos importante, a este gaditano le preocupa seriamente que el centro de su ciudad quede despoblada de gaditanos, «especialmente de jóvenes y de personas que tengan ganas de trabajar por nuestra Cádiz».

«El alquiler para vivir está subiendo muchísimo», subraya y pronostica que si se mantiene este crecimientos desaforado «perderemos incluso a los Erasmus, porque no encontrarán un alojamiento que puedan pagarse con sus becas. ¿Los perderemos a ellos también? ¿Y qué quedará? El viajero que alquila un piso por días solo compra comida en el supermercado. No hace un gasto extraordinario. No le veo la rentabilidad».

Entre los casos más ilustrativos que ha vivido Alberto Lozano en su puesto de trabajo se encuentra el de un matrimonio español que se había alojado en un apartamento turístico sin regular y que llegaron al hotel «llorando porque durante el fin de semana del Gran Premio de Motos los habían metido en un lugar sin condiciones, muy, muy sucio. Me pedían que por favor les alojara aquí. Y menos mal que me quedaba una habitación porque me hubiese dado mucho apuro dejarlos en la calle», narra Lozano.

En el fin de semana del GP Motos alojamos a una pareja que había sido engañada en un piso

También comenta, esto casi a media voz, que cada vez más a menudo aloja a parejas mayores de extranjeros que vienen a Cádiz buscando una vivienda para invertir. «Lo ven como una gran oportunidad de negocio, para conseguir mayor rentabilidad a sus ahorros. Y cada vez son más. Esto también es entendible. Si aquí se puede, ¿por qué no?», reflexiona Lozano.

La solución que propone desde su larga experiencia es que el Estado «tome las riendas del problema y regule mejor, que haya un mayor control sobre este asunto porque si no es así, Cádiz también se saturará como ya ha ocurrido en otros puntos de España».