CÁDIZ

Aguas de Cádiz restaurará la fuente de los Niños del Paraguas

Los trabajos en la popular figura del parque Genovés estarán a cargo de los licenciados Pilar Morillo y Álvaro Domínguez

CÁDIZActualizado:

La fuente de los Niños del Paraguas, ubicada en el Parque Genovés de Cádiz, volverá a lucir como la concibió su autor a finales del siglo XIX tras la restauración que la empresa municipal Aguas de Cádiz va a acometer en la totalidad del conjunto escultórico de estilo Romántico. Aguas de Cádiz también va a elaborar una ficha técnica, puesto que no se ha encontrado información sobre esta obra en las investigaciones previas realizadas, según informó ayer el Ayuntamiento gaditano en una nota.

Según han explicado desde la empresa municipal, al no existir ficha técnica, lo que se conoce del origen histórico de la pieza es por la tradición oral. Parece ser que la fuente era propiedad de la familia Aramburu, que la compró en París para colocarla en el patio principal de la casa palacio que poseía en la plaza de San Antonio.

Tras unas reformas en dicha casa, fue donada al Ayuntamiento de Cádiz y colocada en el parque remodelado por el alcalde Eduardo Genovés, anteriormente llamado de Las Delicias. La fuente se ubicó primero a la entrada del paseo de Santa Bárbara, pasando a su ubicación actual en los años 60.

Los trabajos de restauración correrán a cargo de los licenciados en Bellas Artes Pilar Morillo y Álvaro Domínguez, quienes han redactado un informe diagnóstico que aconseja la intervención ante el deterioro que presenta, su aspecto deslucido y el peligro de destrucción por desprendimiento que sufre la talla, según informaron desde el Ayuntamiento.

Tras la realización de dos catas estratigráficas a la escultura, los restauradores han determinado que el color con el que ha sido pintada, de un tono rojizo intenso y un brillo excesivo, es muy diferente al que mostraría el barro cocido, material original con el que fue realizado. Además, en la escultura, de 1,6 metros de alto por 60 centímetros de ancho, son evidentes las reconstrucciones de las manos y parte de los brazos que portan el paraguas, desaparecidas en actos vandálicos. La escultura y su peana han sufrido diversas intervenciones en las que se han empleado pinturas impermeabilizantes industriales de gran viscosidad y densidad que no permiten transpirar al barro cocido, al tiempo que han ido deformando y restando belleza a la talla.

Siendo una obra «de alto valor cultural y apreciada por el pueblo gaditano», Aguas de Cádiz desconoce si esta escultura tiene algún grado de protección, por lo que ha solicitado indicaciones a la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico respecto a la restauración prevista.