El Centro Integral de la Mujer acoge la sede de la Fundación Municipal de la Mujer
El Centro Integral de la Mujer acoge la sede de la Fundación Municipal de la Mujer - LA VOZ
IGUALDAD

9 casos de desigualdad en la Fundación Municipal de la Mujer en Cádiz

Nueve trabajadoras -ocho mujeres y un hombre- sufren discriminación salarial y cobran hasta 300 euros menos que sus homólogos del Ayuntamiento

CádizActualizado:

Son nueve. 8 mujeres y 1 hombre. Trabajan en la Fundación Municipal de la Mujer de Cádiz, son personal laboral fijo y cobran cada mes entre 200 y 300 euros menos que sus homólogos del Ayuntamiento con la misma categoría laboral. Son 4 auxiliares administrativos, 4 técnicas y una psicóloga. Desde hace tres años reivindican la equiparación de sus condiciones laborales. Sus nóminas reflejan cada mes un caso de desigualdad salarial en el seno del órgano municipal que debe dar ejemplo de aplicación de políticas de igualdad.

La circunstancia puede resultar rocambolesca (trabajar en un centro que promueve la igualdad y sufrir lo contrario en el desempeño de esa función) pero esta realidad esconde una falta de interés político a tenor de lo sucedido. El Pleno de febrero de 2018 aprobó la propuesta conjunta de los grupos de la oposición Cs, PP y PSOE para que el Ayuntamiento equiparara los sueldos y condiciones laborales de las trabajadoras. La moción fue aprobada. Argumentaron sus ponentes que «tanto las categorías profesionales como las funciones que realizan este grupo de profesionales en la Fundación de la Mujer son homologables a las categorías y funciones que se desempeñan en el Ayuntamiento». Para hacer efectivo este reajuste de derechos era necesario cambiar el artículo 20 de los Estatutos de la Fundación. Y así se hizo en el Consejo Rector el pasado abril.

El terreno parecía entonces expedito para la ejecución de esa medida pero el acuerdo del Pleno continua a día de hoy sin aplicarse y las trabajadoras sufriendo esa discriminación. «Llevamos tres años luchando por nuestros derechos, aprobamos las oposiciones y cobramos menos que el resto», exclamó ayer una representante de las afectadas. La situación se antoja más retorcida ya que este incremento salarial está contemplado en los presupuestos de 2018 y cuenta con retención de crédito después de que el PSOE, en acuerdo con PP y Cs, pusiera el asunto sobre la mesa de negociación en la que se sentó con el equipo de gobierno para consensuar las cuentas.

Falta de voluntad política

Desde el equipo de gobierno no han mostrado voluntad política en resolver el problema. La concejala Ana Camelo «se escuda en los técnicos municipales», explicó ayer la vicepresidenta de la Fundación, María Fernández-Trujillo. El alcalde, José María González, se reunió con ellas pero nada cambió y delegó en el delegado de Personal y David Navarro, que lleva meses con la pelota en su tejado porque, según confirman las trabajadoras, nunca les ha dado cita para una reunión. «El escollo es la falta de voluntad política», defiende María Fernández-Trujillo, quien días atrás urgió al Ayuntamiento a terminar con esta situación «injusta» y cumplir con el acuerdo plenario: «es un caso flagrante de desigualdad dentro dentro de la Fundación». Fernández-Trujillo aboga por pasar a los hechos «porque hace siete meses que se reconoció el derecho de estas trabajadoras». En el Ayuntamiento se acogen a la Ley de Estabilidad Presupuestaria para no aplicar este incremento pero la vicepresidenta asegura que «existen fórmulas» para aplicarlo «diferentes al complemento por horas propuesto por el ayuntamiento, porque eso es engañarlas».

Las trabajadoras seguirán reivindicando que se repare esa injusticia antes de fin de año porque se perdería la partida presupuestaria. Y ganaría la desigualdad.