La ópera 'Orfeo y Eurídice' inicia el año en el Teatro Villamarta de Jerez

Una historia de amor adaptada a los tiempos actuales con José Luis Sola (Orfeo) y Nicola Beller Carbone (Eurídice)

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La ópera 'Orfeo y Eurídice', una producción propia del Teatro Villamarta de Jerez a través del Centro Lírico del Sur, inicia la oferta del teatro jerezano para este 2019. Esta obra se podrá disfrutar este viernes y este sábado, a partir de las 20,00 horas, en este reconocido espacio escénico de la ciudad jerezana.

Según ha informado la Fundación Cultural Universitaria de las Artes de Jerez (Fundarte), con esta historia de amor adaptada a los tiempos actuales, los espectadores podrán disfrutar de este clásico y trágico mito en un formato de ópera en el que participan músicos y actores como José Luis Sola (Orfeo), Nicola Beller Carbone (Eurídice) o la joven soprano sevillana Leonor Bonilla (Amor), junto a la Orquesta Filarmónica de Málaga.

La dirección escénica recae en el dramaturgo Rafael Villalobos, mientras que el director de orquesta Carlos Aragón es el encargado de la dirección musical de la ópera y la escenografía y el vestuario es obra de Jesús Ruiz.

El Teatro Villamarta, a través del Centro Lírico del Sur, ha querido convertir el clásico mito 'Orfeo y Eurídice' en una revisión actualizada del mismo, donde se potencia la figura de Orfeo, y se realizan cambios en las tradicionales y originales ballets, potenciando la música a lo largo de todo el espectáculo.

Además de los cantantes solistas, la orquesta malagueña y de los directores de escena y musical, participan en el montaje los actores Martín Puñal, Helena Dueñas, Sergio Monje, Aurelio Madroñal y Sergio Delgado.

Orfeo y Eurídice

El mito que inspira esta ópera gira en torno al desasosiego que la muerte de Eurídice provoca en el enamorado Orfeo, quien apenas puede disfrutar de su matrimonio pocas horas. Este sentimiento de brevedad, sumado a la juventud de la amada, sume en la tristeza al joven músico, que lejos de aceptar la desdicha baja a los infiernos buscando recuperar a su esposa, quien reposa en los Campos Elíseos ajena a los pesares de la vida terrenal.

En referencia al retrato que hacen de Eurídice tanto la música de Gluck como el texto de Calzabigi --traducido más tarde al francés por Pierre Louis Moline para su estreno parisino--, cabe observar cómo ésta se encuentra liberada de los pesares terrenales en su vida en el Elíseo. Lejos de padecer el olvido del Leteo, la Eurídice de Gluck recuerda perfectamente su vida anterior a la muerte, cosa que no le impide disfrutar de las bondades de la vida en el paraíso.

Así, Orfeo y Eurídice son en el Villamarta una pareja madura que se enfrenta a la viudez al morir uno de ambos. El personaje de Amor, desdoblado en dos personajes --masculino y femenino, ambos jóvenes--, viene a representar la imagen de la pareja en el momento de sus nupcias, es decir, los Orfeo y Eurídice del mito clásico. Esta proyección del pasado de la pareja será quien ayude al anciano Orfeo a enfrentarse a la enfermedad y la muerte de su esposa.