JEREZ

Masiva respuesta a la Cena Benéfica Becas Ictus Infantil

Numerosas empresas donaron regalos que se sortearon finalizada la cena

CÁDIZActualizado:

La Cena Benéfica para recaudar fondos para el Proyecto Ictus Infantil, organizada por el Instituto Chárbel de Neurorrehabilitación y las bodegas Williams & Humbert, reunió el pasado viernes a más de 230 personas en la sede de la bodega, para contribuir con sus aportaciones a las becas anuales que se conceden a niños que han padecido ictus. Numerosas empresas donaron regalos que se sortearon finalizada la cena, que estuvo servida por el Catering Antonio y amenizada por el grupo Amedialú y Congresos conArte, que quisieron también colaborar con esta iniciativa solidaria.

El Proyecto Ictus Infantil contempla el tratamiento de neurorrehabilitación de niños que han sufrido un ictus o Daños Cerebrales Adquiridos (DCA) en la provincia de Cádiz, con cargo a las becas creadas por Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez y el Instituto Chárbel de Neurorrehabilitación para esa finalidad, y cuyas familias carecen de los recursos económicos suficientes para poder sufragar los gastos derivados del tratamiento.

El acto, al que asistieron representantes de distintos colectivos, contó con la intervención de la directora de Comunicación de Williams, Cristina Medina, quien agradeció la asistencia a la Cena y resaltó la importancia del proyecto. El director general del Instituto Chárbel, Eduardo Gómez Beser, por su parte, agradeció la colaboración de empresas y particulares a esta iniciativa, principalmente la de Williams & Humbert y la de Cáritas Diocesana de Jerez, cuyo director, Francisco Domouso, destacó la necesidad de seguir ayudando a niños que padecen esta enfermedad para que puedan recuperarse.

En el acto habló también Sergio Ramos, padre de Alba, una de las pequeñas que recibe tratamiento gracias a las becas, y mostró un vídeo con la evolución que ha experimentado desde que recibe el tratamiento. Cerró el acto, la diputada provincial delegada de Igualdad y Bienestar Social, Isabel Armario, que ensalzó el Proyecto y la solidaridad de la ciudadanía en causas tan sensibles como el ictus en la infancia.

El acto terminó con un vídeo con unas emotivas palabras del ciclista Alberto Contador, que sufrió un ictus cuando contaba 21 años. La Fundación de Contador conoce el Proyecto Ictus Infantil y quiso de esta forma dar visibilidad a la enfermedad y apoyar la concesión de becas para lograr la rehabilitación de niños que la padecen.

Finalizada la cena, se sortearon los regalos donados por empresas, como Torrot, El Corte Inglés, Luz Shopping, tocados Irene García de Polavieja, grupo Gómez Beser y bodegas Williams Humbert.