JEREZ

Iberdrola apoya a las organizaciones Upacesur y Corazón y Vida en Andalucía

Durante un encuentro mantenido esta mañana en la sede de Upacesur en Jerez

CÁDIZActualizado:

Iberdrola colabora, a través de su Programa de Ayudas Sociales, con las asociaciones Upacesur -con sede en Jerez -, y Corazón y Vida que centra su programa, en el que participan niños de toda Andalucía, en el Hospital Infantil Virgen del Rocío de Sevilla.

Durante un encuentro mantenido esta mañana en la sede de Upacesur en Jerez, el director de la Fundación Iberdrola España, Ramón Castresana, el presidente de honor, José Rodríguez de Medina Salido, y el director general de Upacesur, Rafael Márquez Romero, y el director de Corazón y Vida, Eduardo Morales Castro, han valorado positivamente la colaboración llevada a cabo en los últimos años y han detallado las iniciativas que desarrollarán ambas entidades durante 2018.

En el caso de Upacesur, el proyecto se dirige a niños y jóvenes con parálisis cerebral que necesitan complementar la labor desarrollada en los centros educativos.

Aunque hubo actuaciones puntuales anteriores, la colaboración más estrecha con Iberdrola se inició en 2013. Este año se van a beneficiar del proyecto 89 niños y jóvenes de 6 a 16 años con diagnóstico de parálisis cerebral o trastornos afines que asisten al Centro de Rehabilitación Médico-Funcional de la entidad en Jerez. A esta nueva edición del programa asistencial se van a destinar 40.000 euros.

El objetivo es desarrollar las capacidades físicas, perceptivas, cognitivas y comunicativas respetadas por la lesión cerebral, buscando un incremento de las posibilidades de autonomía funcional que posibilite al usuario a acceder a las nuevas situaciones a las que debe enfrentarse a medida que se va desarrollando como persona. Para ello, se trabaja con los menores en las distintas áreas de intervención: sociofamiliar, fisioterapia, psicopedagogía, terapia ocupacional y logopedia. Además, reciben un conjunto de tratamientos específicos que se diseñan para hacer frente a los efectos producidos por las lesiones cerebrales a nivel motor, psicológico, comunicativo y social.

Desde el inicio de la colaboración, la inversión total alcanza los 160.000 euros, con un impacto directo en el acompañamiento a más de 350 niños y jóvenes.

Por su parte, Iberdrola colabora en 2018 por primera vez con Corazón y Vida con una inversión de 24.000 euros y un impacto positivo directo estimado a lo largo del desarrollo del programa este año para 600 niños andaluces afectados por cardiopatías congénitas y sus familias.

Corazón y Vida se centra en apoyar a menores y adolescentes afectados por cardiopatías congénitas que presentan un perfil complejo que incluye largas hospitalizaciones, dinámica familiar alterada, riesgo de trastornos en neurodesarrollo, cognitivos y escolares, así como mayores dificultades de acceso al mercado laboral.

El proyecto pretende facilitar la estancia en el Hospital Infantil Virgen del Rocío de Sevilla tanto a los usuarios como a sus familias, dotándoles de recursos sociales y psicológicos para que puedan sobrellevar la nueva situación que se les presenta.

El objetivo es favorecer el mejor desarrollo intelectual y psicoafectivo posible del menor y adolescente afectado, así como su adaptación a la situación familiar y entorno, dándoles una atención integral a todos los miembros de la unidad familiar.

Se van a beneficiar este año alrededor de 600 menores y adolescentes con cardiopatías congénitas ingresados en el Hospital Infantil Virgen del Rocío de Sevilla, procedentes principalmente de Sevilla, Cádiz y Huelva y, en menor medida, del resto de Andalucía, Ceuta y Melilla. Se estima que serán 350 familias las informadas y asesoradas, 200 familias atendidas psicológicamente y 50 familias hospedadas en el piso residencia.

Iberdrola, comprometida con la sociedad

Iberdrola, a través de su fundación en España, apoya cada año una treintena de proyectos sociales en España. Gracias a este Programa de Ayudas Sociales, desde 2010 se han impulsado más de 300 iniciativas con un impacto medio anual de 12.000 beneficiarios directos y 32.000 indirectos. Además, estos proyectos fomentan la participación de voluntariado y contribuyen a la creación de empleo.

Con esta iniciativa, Iberdrola contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la agenda 2030 de Naciones Unidas, integrados en su estrategia empresarial. Gracias a estas ayudas, la compañía centra su esfuerzo en el cumplimiento de los objetivos 1 (fin de la pobreza), 3 (salud y bienestar), 4 (educación de calidad), 10 (reducción de las desigualdades) y 5 (igualdad de género).