Equipación que hasta ahora lucían y que cambiarán por insultos racistas.
Equipación que hasta ahora lucían y que cambiarán por insultos racistas. - LV
FÚTBOL

Un equipo de fútbol lucirá en sus camisetas los insultos racistas que reciben para concienciar

Los jugadores de Alma de África estrenarán la nueva equipación en el partido que disputarán el 26 de mayo en Jerez

Actualizado:

«Negro» o «mono» son los insultos más suaves que tienen que escuchar cada semana los jugadores del equipo de fútbol Alma de África, posiblemente el equipo que más insultos racistas recibe de toda España. Proceden de doce nacionalidades diferentes y, cansados de los desprecios y gritos xenófobos a los que se enfrentan en cada partido, han decidido darle la vuelta a esta situación y concienciar sobre el racismo en el fútbol amateur a través de una loable iniciativa.

El próximo domingo, 26 de mayo, a las 18.30 horas en el estadio Complejo Polideportivo San Telmo de Jerez de la Frontera jugarán su próximo partido, contra la UD Algaida, y saltarán al campo de juego con una equipación diferente: en lugar de llevar en la espalda los nombres de los jugadores, exhibirán los insultos racistas que les gritan algunos aficionados cada fin de semana.

Hasta ahora sus camisetas lucían mensajes con artículos de los derechos humanos y fundamentales. Pero este domingo, electoral, cambiarán la indumentaria. El propio equipo explica que estos insultos «ocurren con demasiada frecuencia en los campos de fútbol de toda España; palabras xenófobas y desprecios que se gritan al aire, sonidos que muchas veces quedan en el olvido», detallan en un comunicado.

Para denunciar la situación y concienciar al mundo del fútbol, que mueve masas, Alma de África abanderará esta campaña surgida de aftershare.tv, una empresa de estrategia y comunicación creada por Marc Ros y Risto Mejide, quién ha acompañado al equipo desde su fundación como embajador y padrino.

Un gol al racismo

Los futbolistas de Alma de África proceden de países africanos, Sudamérica y algún español. En conjunto suman más de una decena de nacionalidades y varios credos y, sobre todo, son un ejemplo de integración y convivencia a través del deporte. El presidente del equipo, Alejandro Benítez, explicaba a LA VOZ hace menos de un año que «para los jugadores formar parte de este equipo es una salida para olvidar sus problemas, sentirse parte de un grupo y disfrutar con el fútbol».

La finalidad de Alma de África no es únicamente deportiva, también social. El fútbol es su herramienta y la igualdad e integración social el argumento. La mayoría de los futbolistas de este equipo amateur se ha visto obligado a huir de sus países de origen a consecuencia de la guerra, la violencia, la inestabilidad o la falta de oportunidades económicas y han llegado a las costas de la provincia de Cádiz en pateras.

Ahora, desde Jerez, no se achantan y están volcados en extender un mensaje de respeto e igualdad sobre el césped para meterle un gol al racismo en el fútbol.