Cartel indicativo del yacimiento arqueológico de Asta Regia
Cartel indicativo del yacimiento arqueológico de Asta Regia - David Ávila
JEREZ DE LA FRONTERA

Asta Regia, la ciudad milenaria sepultada bajo los trigales jerezanos

La Plataforma Ciudadana por Asta Regia pretende recuperar y poner en valor la que se cree que podría haber sido la capital de Tartessos

Jerez de la FronteraActualizado:

A escasos once kilómetros de Jerez de la Frontera en dirección Trebujena se encuenta Mesas de Asta, una pequeña pedanía de apenas 600 habitantes. Esta zona enclavada en plena campiña gaditana, y desconocida para la mayoría de la población, esconde un enorme legado cultural y patrimonial aún por explorar en pleno S. XXI.

Enterrada debajo de lo que hoy en día es un trigal se esconde la ciudad de Asta Regia, un verdadero tesoro que continúa esperando ver la luz tras siglos de olvido. Con el objetivo de recuperar y poner en valor la que se cree que podría haber sido la capital de Tartessos nace la Plataforma Ciudadana por Asta Regia.

Uno de los carteles instalados en la propiedad
Uno de los carteles instalados en la propiedad - D. Ávila

Paco Núñez es el portavoz y uno de los impulsores de este conglomerado al que ya se han sumado ciudadanos, empresas, sindicatos, instituciones y partidos políticos con un fin común: avanzar en la recuperación de este yacimiento catalogado desde el año 2.000 como Bien de Interés Cultural (BIC).

Este apasionado de la historia lleva 40 años luchando por su cuenta para dar a visibilidad a este yacimiento y reclamando la continuidad de los trabajos y excavaciones realizadas por Manuel Estévez entre los años 1942 y 1958.

“El nombre de regia ya habla por si solo de la dimensión que llegó a alcanzar la ciudad”, apunta Núñez. Y es que el territorio que presumiblemente ocupa el yacimiento completo de Asta Regia es de unas 60 hectáreas, por lo que quintuplica el territorio del archiconocido conjunto arqueológico de Baelo Claudia en Tarifa. Sólo la parte amurallada de esta antigua urbe tendría una dimensión de unas 25 hectáreas.

El desenterramiento de esta ciudad sería de vital importancia incluso a la hora de entender la historia: “Estamos hablando de una ciudad que ya existía, como mínimo, desde el 1.500 a. C. Hay constancia testimonial de que se mantuvo habitada hasta el S. VIII o IX”, explica el portavoz de la plataforma.

Estado actual en el que se encuentra la zona
Estado actual en el que se encuentra la zona - D. Ávila

Asta Regia habría sido testigo del paso de diferentes civilizaciones a lo largo de la historia (tartessos, fenicios, turdetanos, romanos o árabes), dejando cada una de ellas una parte de su esencia en las entrañas de la ciudad. “El lugar ha sido expoliado desde siempre. Por la zona venían civilizaciones enfrentadas que destruían y se quedaban con la riqueza, aunque siempre algo queda. Indudablemente lo que allí hay es como una pequeña Troya”, apunta este miembro de la plataforma.

La gente del lugar es consciente del rico patrimonio que oculta del lugar. Es más, si preguntas entre los vecinos de Mesas de Asta, no es complicado dar con alguien que tenga en su casa alguna pieza o monedas procedentes de la zona. En el Museo Arqueológico de Jerez de la Frontera permanecen expuestas algunas estatuas y restos hallados de la antigua Asta Regia.

“Muchas piezas están en casas particulares y otras se han vendido. Un señor de Rota que tuvo acceso hace más de 30 años a unos de los primeros detectores de metales que traían los americanos hasta la base militar me contó que había ido a Asta Regia y que sacó 50 kilos de plata en dos horas”, explica Núñez.

Trabajos de la UCA en la zona

Desde hace un par de años, la Universidad de Cádiz viene trabajando en el lugar, analizando e investigando a través de drones y georradares multicanales qué se oculta y qué importancia tiene la ciudad milenaria enterrada en los terrenos privados de esta pedanía jerezana. Hasta el momento se ha batido en torno al 30% del terreno mediante esta técnica que permite conocer las estructuras sepultadas sin tener que desenterrar nada.

Con los resultados obtenidos hasta la fecha, la UCA ha dado a conocer recientemente la que se podría considerar la primera imagen urbanística de la ciudad. El equipo trabaja con dos hipótesis sobre la posible ubicación del foro romano además de haber localizado lo que sería un muro de unos 100 metros de longitud.

Georradar utilizado por la Universidad de Cádiz en la zona
Georradar utilizado por la Universidad de Cádiz en la zona - L.V.

Poco a poco se van dando los pasos necesarios para avanzar en el descubrimiento de Asta Regia. Paco Núñez se muestra esperanzado de que, más pronto que tarde, pueda existir una dotación presupuestaria que permita empezar a trabajar en la redacción de un Plan Director y unas directrices a seguir para la puesta en valor del yacimiento. “Hasta que la UCA no ha mostrado interés las instituciones han mirado para otro lado. Por fin parece que todos empezamos a remar en la misma dirección”.

“Hay que tener en cuenta que, de confirmarse nuestros indicios, Asta Regia podría desbancar a Cádiz como la ciudad más antigua de Occidente o esclarecerse donde estuvo la capital de Tartessos”, señala el portavoz.

Precisamente con el objetivo de concienciar a la ciudadanía y de divulgar lo que hasta la fecha se conoce de dicho enclave, el pasado mes de mayo se desarrollaron en Jerez de la Frontera unas jornadas entorno al yacimiento de Asta Regia. La idea de la plataforma es poder celebrar cada mes o cada dos meses algún tipo de actividades o conferencias con protagonistas especializados en la materia.

Cartel indicativo del yacimiento
Cartel indicativo del yacimiento - D. Ávila

La excavación y puesta en valor de este yacimiento supondría un beneficio a nivel local, comarcal, provincial, regional e incluso nacional en cuanto al descubrimiento y conocimiento del pasado. “Sin duda tendría un efecto dinamizador en la zona a nivel cultural, patrimonial, turístico e incluso como generador de empleo en una ciudad tan castigada por el paro como es Jerez.”, apunta Núñez, quién considera que Asta Regia podría ser “uno de los eslabones perdidos de nuestra historia”.