Imagen del torreón romano y de la ermita visigoda de los Santos Mártires con el hueco campanario vacío.
Imagen del torreón romano y de la ermita visigoda de los Santos Mártires con el hueco campanario vacío.
ROBO EN MEDINA | PATRIMONIO

La ermita de los Santos Mártires de Medina se queda sin campana

Continúa la investigación para encontrar la campana de 80 kilos desaparecida del el templo visigodo de los Santos Mártires de Medina

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Pocos conocen, porque poco se ha difundido, la importancia de la ermita visigoda de los Santos Mártires de Medina Sidonia. Enclavada una ladera próxima al Arroyo de los Santos, sin señalización alguna aunque muy cerca de la carretera que conduce de Chiclana a Medina, la edificación espera apacible al visitante que se interese en descubrir los secretos que alberga. Lástima que en esta ocasión hayan sido los «amigos de los ajeno» los que han aprovechado el puente festivo para realizar una visita indeseada.

Fue el pasado 1 de mayo cuando el portero-mantenedor de la ermita se percató de que la valla y la puerta del recinto estaban forzadas y lo puso en conocimiento de la Guardia Civil. Una vez comprobados los objetos sustraídos, la diócesis de Cádiz y Ceuta presentó la denuncia ante la Guardia Civil y facilitó a las autoridades los detalles, inscripciones y características de la campana de 80 kilos desaparecida para tratar de recuperarla antes de que sea vendida al peso y termine en una fundición.

Campanario sin campana
Campanario sin campana

Hasta hace unos años, el ermitaño Carlos García de Paredes era el encargado del conjunto pero debido a su edad decidió jubilarse. Tras el robo, ya hay quien pone el acento en el estado de conservación este monumento declarado Bien de Interés Cultural. Sin embargo, desde el Obispado explican que tanto la ermita como la casa del santero y las edificaciones anexas «se encuentran en perfecto estado debido a las obras recientemente realizadas». Actualmente, se está desarrollando un «plan de rehabilitación de la casa y las dependencias para convivencias por parte de diferentes grupos, poniendo en valor este lugar sagrado». «La atención y mantenimiento del complejo es diaria y no existe descuido de este entorno patrimonial», explican desde la Diócesis mientras reiteran la necesidad de que la administración pública mantenga el compromiso de trabajar por la conservación del patrimonio religioso cultural.

La ermita más antigua

La ermita de los Santos Mártires es la más antigua de Andalucía ya que data del año 403. El obispo visigodo Pimenio la consagró en el año 630 cuando Medina Sidonia era la sede del obispado Asidonense. Sin embargo, su historia se remonta bastante más atrás pues se asienta sobre una antigua casa romana perteneciente a un patricio romano, llamado Lepero. La casa constaba de varias habitaciones una de las cuales comunicaba con una torre. Este torreón, que permite contemplar desde su parte más alta una vasta extensión de tierra, ha sido reconstruido en varias épocas posteriores con elementos romanos, visigodos y, en la parte superior, árabes. En el conjunto, destaca la inscripción «Lepero re vonit sed sacrv» («lepero la renovó y ofreció a Dios») que aparece esculpida en un pedestal romano que fue aprovechado para formar la segunda columna de la iglesia. Además, las columnas de la puerta y el antealtar tienen capiteles romanos y corintios.

La ermita también recibe el nombre de Santiago del Camino pues, según cuenta la leyenda, en el SXIV se produjo un enfrentamiento con los musulmanes del vecino reino de Granada que querían saquear los campos asidonenses. La proverbial aparición del apóstol Santiago ayudó a los vecinos a derrotarlos.