REPORTAJE

Los Santiago, el clan que controlaba la cocaína que se movía en El Puerto

La Policía calcula que podían llegar a vender un kilo al día, «se la quitaban de las manos». Uno de los dos hijos, el supuesto cabecilla, era quien «decía lo que había que hacer»

«Quería calidad», el jefe elegía a los proveedores y vendían el gramo a unos 40 ó 50 euros. Los camellos lo movían por zonas de ocio, prostíbulos, fiestas en chalets y particulares

El PuertoActualizado:

«Se la quitaban de las manos». Los Santiago eran los reyes en la venta de cocaína en El Puerto. Clientes, muchísimos. El perfil, muy variado. La demanda, «absoluta». Tanta como para llegar a 'colocar' unos mil gramos al día. Al menos eso es lo que apunta la compleja y laboriosa investigación policial que les ha engrilletado y llevado a tener que dar explicaciones ante un juez.

Han sido ocho meses de costosas pesquisas en los que el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de El Puerto, apoyados por unidades antidroga de Algeciras, Cádiz y Estepona, han logrado armar el puzzle y conseguir las pruebas necesarias que los podrían finalmente incriminar.

Aunque a los Santiago ya los conocían de sobra. De hecho, hace un año les echaron el guante y registraron sus casas pero, entonces, no se pudo demostrar con droga en la mano a lo que presuntamente se estaban dedicando. Ahora, parece que sí han caído, inicialmente (ya se verá en el procedimiento) de una manera más rotunda. La incautación de más de un kilo de cocaína en un coche y su vinculación con unos potentes proveedores de Estepona –probada por diferentes gestiones policiales–, han sido las claves para poder ir a por ellos en la bautizada como 'operación Málaga'.

De los 25 detenidos, quince forman parte de la supuesta banda de El Puerto. Una red «familiar, generacional, de padres a hijos» que supuestamente había conseguido situarse en el top del tráfico a mediana escala de la provincia. Sin embargo, como suele ocurrir muchas veces, aparentemente, tenían una vida normal, en casas de barrios humildes. Incluso, el patriarca regentaba un pequeño ultramarino en la Revolera, un negocio que la Policía cree les servía de 'tapadera' y que casualmente está situado frente a algunos de los narcopisos y guarderías que habían convertido en búnkeres. Una ubicación ideal si se quiere dar el 'agua'.

Viajes a hoteles cinco estrellas a la Costa del Sol, brindis con Moet Chandon, algunos de los lujos que se gastaban

Pero, si se rascaba algo más, salían otros gastos más sospechosos para gente que, precisamente, no tenía unas nóminas muy abultadas, como viajes para toda la familia y personas de confianza a hoteles de cinco estrellas de la Costa del Sol, celebraciones en un local de Jerez regadas con Moet Chandon y otro tipo de lujos por el estilo.

Según la investigación, al frente de esta supuesta organización estaba M.S.P., de unos 30 años, hijo del Santiago padre, el patriarca. Era quien organizaba. «Nadie movía nada sin su permiso», cuentan. Fue detenido en otro sencillo piso en la Ronda del Ferrocarril. A su lado, su hermano y alguno de los primos. Y el resto: distribuidores, guardadores, vendedores y puntos.

Imagen de los registros en El Puerto. Solo en la localidad se hicieron una quincena. - A. VÁZQUEZ

El hijo de un policía local, implicado y un kilo de coca dentro de una bolsa de 'fast food'

Entre los distribuidores llama la atención la implicación de otro joven, hijo de un policía local, quien supuestamente controlaba la venta y los pedidos por toda la zona de ocio del centro. También contaban con un contacto en Vistahermosa, donde suministraban a fiestas organizadas en chalets. Las salas y los prostíbulos eran otro reclamo importante, además de los camellos habituales y toxicómanos, aunque estos en menor medida.

«Movían mucho y muy rápido. Según les entraba, salía». Dentro del mundillo conocían a proveedores. Elegían la mercancía. Como por ejemplo una que llevaba curiosamente como sello (el distintivo de las partidas) el nombre de Pablo Escobar, el narco más conocido del mundo. También eran del agrado del cabecilla otras selladas como Louis Vuitton y Burberry. «Quería calidad», a unos 30.000 euros el kilo. Y después, no lo vendían extremadamente caro, 40 ó 50 euros el gramo. Por lo que si el ritmo iba bien, haciendo cálculos, podían llegar a amasar casi un millón de euros al mes.

Fue justamente este ritmo vertiginoso lo que les pudo delatar. Ya estaba siendo vigilados de cerca y un domingo de hace unas semanas se quedaron sin mercancía. La presión de sus clientes y la avaricia hizo el resto. Según los investigadores, contactaron con unos proveedores de una localidad cercana a El Puerto. Enviaron a un enlace a por ella y cuando regresaba con el 'pedido' fue parado intencionadamente en un control. Al ser preguntado si llevaba algo, su respuesta fue sacar un gramo que tenía en el bolsillo (un señuelo), sin embargo la sospecha que ya había sobre ese encargo hizo que los agentes le registraran el coche. Debajo del asiento, dentro de una bolsa de papel de comida rápida, encontraron lo que esperaban:algo más de un kilo de 'coca'.

Fue todo un logro. Dar con la droga en una de las guarderías era casi imposible por la rapidez con la que salía al mercado, la cantidad de 'aguadores' que tenían y también por donde la guardaban. Según la investigación andaban con cuidado cambiándola habitualmente. Y además habían convertido algunos de estos puntos en auténticos fortines para que les diera tiempo a tirar por el váter la droga si les sorprendía algún registro. «Eran infranqueables».

La investigación además también ha desarticulado al grupo de Málaga que supuestamente llegó a proveerles. En ese caso, el nivel de vida que alcanzaron fue elevadísimo. Allí incautaron 105. 000 euros de una tajada. Además tenían más de medio centenar de coches, algunos de gran valor, y un concesionario.

La operación, que sigue abierta, ha sido efectuada por el Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional de El Puerto, el Grupo V de Udyco de Algeciras, Udyco Estepona y Udyco Cádiz.

Armas, droga y dinero intervenido en Estepona en esta operación de la Policía Nacional.
Armas, droga y dinero intervenido en Estepona en esta operación de la Policía Nacional. - LA VOZ