SUCESOS

Funcionarios de prisiones salvan la vida a un preso de Puerto III que intentó ahorcarse

Tras hablar con él por el interfono lo escucharon balbucear y acudieron a la celda que ocupa a ver qué pasaba

Actualizado:

Ocurrió el viernes pasado en torno a las ocho la tarde en la prisión de Puerto III. Los presos habían subido ya a sus celdas después de la cena y las labores de limpieza a la espera del recuento de la noche. En el módulo 12, conocido como módulo de respeto, uno de los internos escuchó como otro preso de una celda contigua hablaba de manera extraña. No le entendía y advirtió que algo raro podía estar pasando. Los funcionarios llamaron por el interfono al recluso para ver qué le ocurría. Sin embargo solo pudieron escuchar algunos balbuceos y respuestas incoherentes, así que acudieron de inmediato a su celda.

Cuando llegaron se lo encontraron tendido en el suelo, sangrando. Tenía anudada al cuello una sábana, había intentado ahorcarse desde la litera. Sin embargo cayó y se rajó la oreja por un fuerte golpe. Los dos funcionarios entraron, cortaron la sábana y se lo llevaron corriendo a enfermería. El interno, de 39 años, estaba semiinconsciente y sangraba abundantemente. Tuvo que ser trasladado con urgencia al hospital.

Los dos funcionarios le salvaron la vida o impidieron que se agravara su estado ya que de no haber ido en su auxilio habrían pasado demasiados minutos hasta el recuento de las nueve y media. El interno cumple una condena alta por un delito grave y lleva desde 2015 en Puerto III.

En la labor de custodia y vigilancia que realizan los funcionarios de prisiones también es importante las dotes psicológicas que tengan a la hora de enfrentarse ante este tipo de circunstancias. En este caso la celeridad y la seguridad con la que actuaron estos profesionales fue determinante.