La salida de Alfonso Candón ha llamado la atención por las palabras del resto de políticos.
La salida de Alfonso Candón ha llamado la atención por las palabras del resto de políticos. - L. V.
POLÍTICA

Alfonso Candón:«Estamos huérfanos de sencillez y humildad y por eso mi despedida ha llamado tanto la atención»

El diputado portuense del PP repasa su paso por el Congreso tras la respuesta de todos los grupos políticos a su marcha para formar parte del Parlamento andaluz en el que espera ser parte del cambio político en la comunidad

Actualizado:

Alfonso Candón (PP) ha vivido las dos caras de la política, aquella que se hace a pie de ciudadano como alcalde, ya que fue regidor de El Puerto de Santa María, y la que depende de reuniones, acuerdos y negociaciones entre despachos y pasillos, pues suma ya unos siete años en el Congreso.

En todo este tiempo ha vivido una España en plena crisis que buscaba la forma de salir del atolladero, varias mociones de censura, la abdicación y la coronación de un rey y ahora se marcha a Andalucía para vivir el que puede ser un nuevo momento histórico con el cambio de Gobierno en la región, tras casi 40 años de mandato del Partido Socialista (PSOE), ya que concurrió en los comicios regionales como número tres por Cádiz en la candidatura del Partido Popular (PP).

Pero por lo que ha llamado la atención de medios nacionales, de las redes sociales y de los comentarios en la calle, ha sido su despedida del hemiciclo. Más bien, las de sus compañeros y sobre todo las de aquellos de siglas con una ideología contraria a la de los populares. En concreto por las palabras del parlamentario de Podemos por Santa Cruz de Tenerife, Alberto Rodríguez.

«Bueno, llevo un rato pensándomelo y como sé que esto queda grabado y queda para la historia y para los anales de este país... No sé si me voy a arrepentir pero creo que lo voy a decir y queda en el diario de sesiones... Nunca pensé que le fuera a decir algo así a alguien en esta cámara y menos a un diputado del Partido Popular pero creo que lo vamos a echar de menos. Le voy a decir algo. Creo que es de las cosas más bonitas que se le pueden decir a alguien y es usted buena persona y le pone calidez humana a este sitio».

Este gesto emocionó tanto a Candón como al resto de los presentes en el Congreso, pero se extendió a nivel nacional, lago que Candón explica al asegurar que se trataba de una «acción sencilla. Lo que hizo Alberto fue algo tan simple como despedirse de una persona, lo que ocurre es que creo que precisamente estamos huérfanos de eso de la sencillez y la humildad».

Personas que construyen

Alfonso Candón es consciente que la imagen que muchas veces aparece de la cámara es la de personas que se enfretan unas a otras «y es cierto que hay algunos que son muy maleducados, que hacen gestos groseros o buscan la confrontación, pero también están los que miran más allá de las ideologías, que ven que frente a sus ideas hay otro con otras ideas, pero que no deja por ello de ser persona y al final se convierten en dos personas que construyen, que intentan llegar a un acuerdo, buscar la forma de mejorar una situación».

De esta forma, se va no solo orgulloso por su paso por el Congreso y haber representado a una provincia en este prestigioso lugar, sino también por el trato recibido tanto por su grupo como por las despedidas de otros parlamentarios además de Alberto, como puede ser el caso de Javier Cano, diputado de Cádiz por Ciudadanos (C's) o Sergio del Campo diputado también de C's pero por Tarragona.

«Una de las cosas buenas es que llevo la política de calle, porque si eres un alcalde preocupado por tu localidad que se abre a la gente, entonces percibes la realidad y eso luego lo trasladas aquí donde el político puede estar un poco más alejado de la realidad de lo que ocurre y bajar a la cercanía de lo que pide la gente o de lo que la gente quiere. No hay que tener miedo a abrir esa puerta y creo que esa cercanía y capacidad de buscar el entendimiento es lo que me ha permitido salir con tanto orgullo de este lugar».

Ahora va camino de otra Cámara, la del Parlamento andaluz, pendiente en estos días de que finalmente se produzca el cambio político y Partido Popular y Ciudadanos lleguen a un entendimiento para sacar al PSOE de la presidencia tras casi cuatro décadas. «Hay ganas y parece que voy a vivir otro momento histórico por lo que me siento muy agradecido y le doy las gracias a los que confían en mí y a Dios por darme esta oportunidad. Queremos iniciar un nuevo proyecto, un nuevo camino para Andalucía y lo hacemos con ese impulso del cambio. He de decir que me han pasado cosas muy buenas tanto en mi etapa municipal como nacional, también alguna mala, pero pesan más las buenas y ahora afrontamos otra nueva con ilusión y con el orgullo de respresentar a los ciudadanos en un órgano tan importante».