Manuel de la Calva y Ramón Arcusa son el Dúo Dinámico.
Manuel de la Calva y Ramón Arcusa son el Dúo Dinámico. - LA VOZ
CONCERT MUSIC

«Hay canciones con más de 50 años que hacen vibrar a muchas personas»

El Dúo Dinámico celebra su 60 aniversario este martes a las 22.30 horas en el Concert Music Festival de Sancti Petri

ChiclanaActualizado:

El Dúo Dinámico son Manuel de la Calva y Ramón Arcusa, pioneros del pop en España, cantantes, autores, productores discográficos y protagonistas de varias películas. Llevan 60 años en la música y cosechan grandes éxitos como 'Resistiré', 'Quince años tiene mi amor' o 'Quisera ser', entre otros temas clásicos de su trayectoria. Este martes llegan a Concert Music Festival con motivo de la gira de celebración del 60 aniversario de su carrera musical, donde harán un viaje en el tiempo.

¿Cuáles son sus sensaciones para el concierto de este martes en el Concert Music Festival?

Pues no pueden ser mejores: el público lo va a pasar estupendamente. Algunos van a recordar con nuestras canciones el momento en que se conocieron o cuando se enamoraron. Si tienen un móvil a mano, les recomendamos que se hagan un selfie: verán que cara de felicidad.

¿Harán un viaje en el tiempo?

¡Qué remedio…! El haber estado tantos años en la palestra nos obliga a ello. Pero pensar que canciones que fueron compuestas hace más de 50 años logran hoy en día hacer vibrar a muchas personas, no tiene precio.

¿Qué significa para ustedes que Concert Music Festival apueste por su música?

El Concert Music Festival es en estos momentos uno de los grandes, solo hay que ver el listado de artistas que han pasado y pasarán por él. El que nos hayan incluido, es muy reconfortante para nosotros, y quizá responda a la necesidad de ampliar el espectro musical: no todo va a ser reggaetón…

Son todo un referente de la historia de la música española, ¿cómo se toman este mérito?

Pues muy bien… Empezamos a grabar discos hace sesenta años sin saber cuánto íbamos a durar: éramos jóvenes, atrevidos, un tanto rebeldes, y hemos tenido la suerte de componer y cantar canciones que son casi de dominio público, que es lo máximo a que puede aspirar un artista.

Autores de 'La, la, la', primer éxito eurovisivo español, ¿qué cree que necesita actualmente la música española para triunfar en Eurovisión?

Pues sí, de la mano de Massiel, en Londres nada menos, y teniendo como contrincante al número uno en aquel tiempo, Cliff Richard, ganamos Eurovisión para España. (Bueno, al siguiente año también ganó España, empatada con otros tres países, cosa increíble si no curiosa). Es una gesta que va a ser difícil de repetir dados los condicionantes e intereses entre países cercanos. Lo que necesita la música española en ese festival es simplemente algo que destaque, que sorprenda… ¡una buena canción! En estos momentos creo que TVE y sus asesores están algo despistados y sus miras son excesivamente cortoplacistas, que cada uno piense lo que quiera.

'Resistiré' fue y es un himno de lucha y resistencia, ¿se imaginaban que tendría tanta acogida entre los más jóvenes?

'Resistiré' la grabamos en 1987, en nuestra segunda época, que siempre resulta más difícil. Es una canción intemporal, que como dice, se ha convertido en un himno y que nos ha dado muchas alegrías, ya que colectivos como el de niños con cáncer, o personas con Alzheimer o Parkinson la cantan en grupo para superar sus problemas de salud. Y tantísimas personas que nos hacen llegar su querencia por la canción porque les ayuda a superar situaciones personales de toda índole. No podemos estar más satisfechos del resultado.

Dicen que 'cualquier tiempo pasado fue mejor', ¿lo cree usted también?

Depende de que parámetros o situaciones comparemos. La sociedad de postguerra tenía unas necesidades que trataba de paliar como podía: a veces se trataba simplemente de supervivencia. Hoy la mayor parte de la juventud está educada, muchos han pasado por la universidad, se ha progresado mucho, y los valores, siendo los mismos, han cambiado de cara y la sociedad es más permisiva en aspectos morales. Quizá nuestra educación, la de antes, nos hizo ser más responsables. Si quiere otro día hablamos de política (risas).

¿Cómo vive un grupo que empezó hace 60 años los cambios sociales y musicales de estos últimos años?

Pues como todos, como lo hacen los gatos: adaptándonos. No puedes vivir al margen de las ventajas –¡e inconvenientes! – que supone vivir en el siglo XXI. Internet, los teléfonos inteligentes, ordenadores, eran inconcebibles entonces y los disfrutamos ahora como todo hijo de vecino. La masificación de todo tiene también puntos negativos. Y coincido con Pérez Reverte que en los ‘60, ‘70, había más libertad que ahora, exceptuando lo relacionado con la política. Ahora hay muchísima más delincuencia, falta de responsabilidad, en eso, estamos peor.

Sobre la música, pensamos que cada generación tiene derecho a 'inventar' y disfrutar de la música que le venga en gana, faltaría más. Otra cosa es que esa música consiga pasar a la historia. Y las buenas canciones, ahí están. A ver cuántos 'Despacito's' se recuerdan e interpretan dentro de 30 años, no digamos dentro de 60…

Por aquel entonces, la música tenía un sentido, un signo de lucha y reivindicación. Una motivación. ¿Qué papel cree que juega ahora con la eclosión de nuevos estilos? ¿Cree que se ha perdido ese sentido?

Bueno… ¿lucha? Sí, pero fue una moda, quizá obligada por una necesidad social. Sí que proliferaron como setas los cantantes protesta, en el tiempo en que los partidos –que aún no eran legales–, se reunían en esos conciertos, con Víctor Manuel, Serrat, Raimon… donde los grises tenían orden de no entrar. Cuando los partidos se asentaron con la democracia, se acabaron los cantantes protesta. Y si pensamos en el 'Imagine' de John Lennon, es una canción utópica: todos hemos hecho una con nuestros mejores deseos. Pero otra cosa es el mundo real. Y podríamos decir que cada generación tiene la música y los políticos que se merece. Y no siempre avanzamos. Desgraciadamente.

Actualmente, ¿tienen algún proyecto entre manos?

Seguir con los conciertos de verano en primer lugar, que es bastante. Hemos colgado recientemente en Spotify, Apple y otras plataformas, tres álbumes que teníamos 'dormidos' y que hemos remezclado y remasterizado: uno que grabamos en Inglaterra, Londres 1970, que nos gusta mucho, otro de 2001 El Penúltimo y uno más reciente En Concierto. Y el día que tengamos ganas y razones, igual nos metemos en el estudio a grabar algo nuevo. Nunca hay que cerrarse puertas.