El humo más peligroso de La Línea

El alcalde reclama más presencia de la Guardia Civil y la Policía Local constata la escalada de esta actividad ilícita

CÁDIZActualizado:

«El contrabando de tabaco es lo que más fuerte está pegando ahora en La Línea». Se trata de una afirmación hecha a este diario por fuentes de la Policía Nacional que reconocen que la escalada de esta actividad ilícita en este municipio del Campo de Gibraltar parece no tener final.

Los incidentes se producen a diario y la entrada de tabaco de contrabando no cesa. Los contrabandistas a sueldo de las mafias trabajan a destajo, sin pudor y sin miramientos.

La situación no es nueva. Se trata de un problema histórico de La Línea de la Concepción, municipio que linda con Gibraltar, pero todas las fuentes consultadas por este diario confirman que va en aumento y que está golpeando muy fuerte en una ciudad azotada también por el narcotráfico.

La muerte en junio del año pasado del policía local Víctor Sánchez, de la Unidad de Respuesta Inmediata, cuando participaba en una operación para detener al conductor de una motocicleta que transportaba tabaco de contrabando, supuso un punto de inflexión en el Campo de Gibraltar.

Miles de campogibraltareños, conmocionados, salieron a la calle para denunciar la grave situación que padece la zona debido al narcotráfico y el contrabando, y exigir más medios policiales y medidas para combatir el alto índice de desempleo existente, lo que hace que muchas personas opten por las actividades ilícitas. Y es que la inmensa mayoría de los campogibraltareños, ciudadanos honrados y trabajadores, reniegan de los ilícitos y se resignan a que ganen la batalla.

Conducción temeraria

La semana pasada, dos agentes de la Policía Local, también de La Línea, resultaron heridos cuando perseguían a unos contrabandistas en moto que estaban poniendo en peligro la seguridad vial con maniobras temerarias. Y es que estos trabajadores a sueldo de las mafias circulan sin luces, sin respetar las normas de tráfico y a toda velocidad, poniendo en serio peligro al resto de usuarios de la vía pública por la que transitan.

El alcalde de La Línea, Juan Franco, reconoce que se está produciendo un pico del contrabando de tabaco. «El contrabando de tabaco existe porque la fiscalidad en Gibraltar es diferente y allí es más barato que en España. La Línea es frontera terrestre con Gibraltar y sale por aquí. Es de perogrullo, pero es la realidad. Sin embargo, es cierto que se está intensificando y se están produciendo desembarcos en Levante y Poniente, además de la entrada por la valla que separa La Línea de Gibraltar, por donde lanzan las cajas y chicos de edades muy tempranas con ciclomotores trucados que alcanzan gran velocidad las recogen para llevarlas hasta las guarderías de tabaco», explica.

El regidor muestra además su preocupación por el peligro que suponen estos conductores de ciclomotores para la seguridad vial del municipio. «Van vestidos de negro, sin luces, a toda velocidad y conducen de manera completamente enloquecida hasta las guarderías para que el tabaco después se distribuya por todo el territorio nacional».

Más guardias civiles

Ante esta situación, reclama más presencia de la Guardia Civil para combatir el contrabando de tabaco: «La Guardia Civil necesita muchos más efectivos en este municipio, especialmente por donde entra el tabaco de contrabando, las zonas de Poniente y Levante, y la valla fronteriza»

Además, el Ayuntamiento pretende adoptar medidas dentro de su ámbito de competencia, como instalar badenes de obras en las vías más concurridas por quienes transportan tabaco de contrabando para evitar que circulen a velocidades excesivas, y dotar de más medios humanos y materiales a la Policía Local.

Lucha contra el narcotráfico

Franco cree que este incremento del contrabando se debe, en parte, a que la lucha contra el narcotráfico «está funcionando, por lo que muchos trabajadores a sueldo de los narcotraficantes se pasan al tabaco».

Pero además, según indicó, el precio de los cigarrillos ha subido en Gibraltar, «por lo que tienen sacar más mercancía para obtener el mismo beneficio que antes».

Otro motivo es la impunidad que en la mayoría de las ocasiones genera esta actividad. Al no sobrepasar una cantidad establecida por ley, los transportistas de tabaco de contrabando se enfrentan a una falta administrativa, a una multa que, en la mayoría de las ocasiones no abonan al declararse insolventes, por lo que vuelven a las andadas.

Raúl Urbano, responsable del Sindicato de la Policía Local de La Línea (SPPL), también reconoce que nunca había conocido una incidencia tal alta del contrabando de tabaco en La Línea y se muestra muy preocupado por lo que está ocurriendo.

«No recuerdo otra época como la que se está viviendo en La Línea desde hace unos tres años y llevo 21 trabajando aquí. Siempre ha habido problemas de narcotráfico y contrabando pero a esta escala no. Es alucinante lo que está ocurriendo», indica.

Es tanta la escalada del contrabando en La Línea que el martes y miércoles pasado cuenta que hubo hasta diez embarcaciones cargadas de tabaco intentando alijar en el litoral de levante. «Pese a los refuerzos, la Guardia Civil y la Policía Nacional están desbordados porque si se despliegan en una zona, los ilícitos se cuelan por otra», señala.

Además, y al igual que denunciara a este diario el secretario provincial de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), José Encinas, reconoce que la presión migratoria ha causado estragos en el control del narcotráfico y el contrabando en la zona. «La llegada masiva de inmigrantes hace que no tengamos cobertura marítima por parte de la Guardia Civil y los malos están todo el día en las zonas de poniente y de levante intentando colar tabaco», explica.

Los servicios de la Policía Local son continuos. «Lo que en un principio empieza como una infracción administrativa, como es el contrabando de tabaco, termina siendo, como todos los vecinos de La Línea saben, delitos de seguridad vial. Las motos van por todos lados, se suben a las aceras, circulan sin seguro, saltándose semáforos en rojo, con las luces apagadas y a toda velocidad... En la mayoría de las ocasiones se trata de motos robadas conducidas por jóvenes sin carné», indica.

Al respecto, alerta de que es tanto el peligro que provocan «que, como consecuencia de perseguirlos, cinco compañeros han sufrido ya daños, uno con resultado de muerte, como fue Víctor Sánchez, y otros con daños en el tobillo y rotura de tibia y peroné en una persecución, a los que hay que añadir los dos de la semana pasada».

Sin medios suficientes

La plantilla de la Policía Local de La Línea es además insuficiente. Según el responsable de este sindicato, únicamente entre cuatro y seis agentes cubren todo el municipio cada noche. «A veces nos encontramos a un grupo de 30 o 40 personas esperando para alijar tabaco y nosotros ni siquiera tenemos material antidisturbios para disuadirlos», apunta.

La falta de personal hace que la Policía Local se dedique casi en exclusiva por las noches al tema del tabaco y el tráfico «porque además, como a la Guarda Civil y a la Policía Nacional tampoco les sobra personal, están constantemente llamándonos para prestarles apoyo».