Operación 'Pocari'

Cae una red que habría introducido ilegalmente 600 inmigrantes este año desde Marruecos

La organización publicitaba la forma de vida en los países europeos, exagerando las medidas de acogida. Los inmigrantes pagaban un mínimo de 2.500 euros antes de iniciar la travesía

La operación se ha saldado con varios registros y la detención de siete dirigentes en Cádiz, Málaga, Murcia y Palma de Mallorca.

CádizActualizado:

La Guardia Civil ha desarticulado una organización delictiva dedicada al tráfico de seres humanos desde Marruecos a España por vía marítima. La operación 'Pocari' se ha saldado con varios registros y la detención de siete dirigentes de la organización en Cádiz, Málaga, Murcia y Palma de Mallorca.

La organización delictiva trabajaba siempre con inmigrantes marroquíes, principalmente de la zona de Larache (Marruecos), quienes pagaban un mínimo de 2.500 euros antes de iniciar la travesía. Según las investigaciones realizadas, habrían introducido en España a unos 600 inmigrantes en lo que va de año, lo que arrojaría unos beneficios superiores al millón y medio de euros. Durante el desarrollo del operativo se han rescatado a 60 inmigrantes, entre los que hay mujeres y niños.

En San Fernando podría haberse establecido una red que proporcionaría cobertura logística a las mafias

La organización, que funcionaba como una auténtica agencia de viajes, incluía la recepción en la costa, traslado a pisos francos en vehículos y el desplazamiento posterior a las zonas de elección, normalmente Cataluña y País Vasco. La operación 'Pocari' se inició cuando los guardias civiles del Equipo de Delitos Contra las Personas de Cádiz detectaron que en la localidad de San Fernando podría haberse establecido una red que proporcionaría cobertura logística a las mafias que se dedican al tráfico de personas desde Marruecos.

Publicidad engañosa

La rama ubicada en Marruecos captaba a sus "clientes" en establecimientos de Larache en los que publicitaba la forma de vida en los países europeos, exagerando las medidas de acogida, así como unos supuestos beneficios económicos que iban a recibir.

En uno de los traslados ilegales de inmigrantes, diez personas sufrieron un accidente de tráfico en Barbate. El conductor de la organización criminal huyó del lugar de los hechos yabandonó en la cuneta a los inmigrantes heridos, mojados y llenos de arena.

La investigación permitió la identificación de los cabecillas de esta organización. Por un lado, A.B.,líder del grupo y residente en Marruecos, era quien reclutaba inmigrantes y cofinanciaba las operaciones. Por otro lado, dos hermanos afincados en Cádiz y Palma de Mallorca, H.T. y R.T., siendo este último subordinado del primero. Completando el esquema estaría K.F., cuya misión consistía en dar cobertura logística a los inmigrantes que llegaban, mediante el alquiler de pisos y vehículos.

La Guardia Civil constató que el jefe de la organización, A.B., había supervisado el último viaje organizado por esta mafia después de que los dos anteriores fracasaran. El cabecilla viajó con otras 50 personas, y mantenía su documentación y la de su pareja oculta entre sus pertenencias, donde además escondió una elevada cantidad de dinero. Fueron detenidos y trasladados al puerto de Algeciras por una patrullera de la Guardia Civil.