LA LINEA

El cierre del hospital genera un problema más para La Línea

Vecinos y comerciantes claman por darle un uso al edificio y evitar que la zona, golpeada por el contrabando y la droga, se convierta en un gueto

CádizActualizado:

Era una asignatura pendiente en el Campo de Gibraltar. El nuevo hospital del SAS de La Línea de la Concepción fue inaugurado oficialmente el pasado 26 de julio tras años de vicisitudes por la elección de los terrenos y la paralización de las obras debido a la crisis.

Las nuevas instalaciones han supuesto un salto cualitativo para La Línea, para el personal sanitario y para los pacientes de las poblaciones que dependen de dicho hospital: La Línea, San Roque, Castellar y Jimena, dado que el viejo edificio se había quedado pequeño y obsoleto.

Pese a ello, el cierre del antiguo hospital ha generado un problema y una gran inquietud en el municipio dado que la zona donde está ubicado, el barrio de San Bernardo, se ha quedado sin el que era su motor de vida y actividad.

Los vecinos y los comerciantes no quieren que este edificio quede sin uso, a merced de okupas, en una barriada especialmente castigada por el narcotráfico y el contrabando de tabaco, de manera que la zona se convierta en una especie de gueto.

Despidos y reducción de ventas

El cierre del hospital ha dejado desolados a establecimientos comerciales de la zona, cafeterías, un establecimiento de ortopedia, una farmacia, quioscos.. La facturación ha bajado de manera drástica e incluso se han producido despidos en algunos establecimientos de hostelería ante la falta de clientes que antes proporcionaba el centro hospitalario.

Desde la asociación de vecinos se denuncia que el barrio carece de colegio, guarderías e infraestructuras, por lo que el motor económico era el hospital y se pide que no se dilate en el tiempo una solución para que el edificio albergue servicios y actividad que repercutan en una mejora para la zona.

Los vecinos se han armado de valor y han constituido una plataforma denominada ‘San Bernardo Abandonado’.

Han emprendido una campaña en redes sociales e incluso una concentración a las puertas del antiguo hospital bajo el lema «No a los edificios vacíos. Los políticos nos han abandonado». También llevaron sus quejas ante la Corporación municipal en un pleno con una intervención en la que le sacaron los colores a la clase política.

Y es que se quejan de que no se ha hecho nada para evitar esta situación pese a que era algo previsible desde hace diez años.

Uso sanitario

Los vecinos de San Bernardo no se limitan a reclamar soluciones, sino que están aportando ideas para el futuro uso del edificio. Al tener el inmueble uso sanitario, han propuesto que el hospital se utilice como un centro de cuidados paliativos, un centro de salud, que no existe en la barriada, o un centro de oncología infantil.

Juan Antonio Álvarez, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de La Línea, subraya que se trata de un barrio muy deprimido con necesidad de intervención social: «Hay que buscar alternativas porque además de la depresión económica que ya ha causado, el cierre del hospital puede llevar aparejado un bajón en todos los sentidos para el barrio. Es preciso un plan integral de acción social en la barriada, donde el nivel de pobreza y la precariedad de los vecinos es alarmante, y el narcotráfico y el contrabando de tabaco son problemas importantes a erradicar».

Tramitación

Pero la solución no es fácil ni rápida. Así lo ha manifestado en varias ocasiones el alcalde, Juan Franco, del partido localista La Línea 100x100, que recuerda que los trámites burocráticos pueden llevar al menos dos años.

El regidor elevará este asunto el próximo jueves ante el coordinador de la Administración General del Estado en el Campo de Gibraltar, José Medina.

Juan Franco reclama una una modificación de planeamiento que permita ampliar los usos del antiguo hospital.

Junto al inmueble hay otros dos edificios importantes que pueden llenar de vitalidad este degradado barrio. Uno es el antiguo hospital municipal, donde antes había consultas externas y algunos servicios del SAS, y que se mantiene a medio gas con el servicio de hemodiálisis, cuya continuidad está prácticamente garantizada.

«Estamos estudiando varias líneas de uso que pasarían por la ocupación de varias alas con dependencias administrativas y de empresas», ha explicado el alcalde, que también planteará este asunto al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Josep Borrell, en la reunión que los alcaldes del Campo de Gibraltar mantendrán el próximo martes para analizar las posibles repercusiones del Brexit en la comarca.

Comisaría y servicios públicos

Una posibilidad que va cobrando fuerza es el uso del edificio para dependencias de la Policía Nacional y servicios al ciudadano.

Así lo viene defendiendo el PP. Su presidente en la provincia, Antonio Sanz, ha asegurado que el anterior Gobierno ya trabajaba en este asunto. «El PP ha venido trabajando para cambiar la ubicación de la comisaría de la Policía Nacional en La Línea al antiguo hospital al entender que las actuales dependencias policiales no reúnen las condiciones óptimas para prestar un servicio al ciudadano ni permiten desarrollar una labor digna a los agentes para para afrontar el reto de seguridad que tiene esta ciudad», ha dicho esta semana en una visita a La Línea.

El inmueble es propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social. El PP propone que se convierta en un gran centro de servicios públicos y administrativos para los ciudadanos, «ya que mantendrá la actividad y la vida comercial que existía durante el funcionamiento del hospital y se garantizará la seguridad en la zona».  

Además de la nueva comisaría, este partido propone que albergue otros servicios públicos, como la Jefatura de Tráfico, un edificio integral de la Seguridad Social, el servicio de Recaudación de la Diputación Provincial e instalaciones judiciales.

«Esta iniciativa ya tiene iniciados sus estudios técnicos previos y se ofreció dotación presupuestaria suficiente para poderla llevar a cabo. Es algo necesario desde la seguridad, la perspectiva de los servicios públicos al ciudadano y para la mejora del barrio», manifestó Sanz.