Kristina Long, en una terraza con el Peñón al fondo
Kristina Long, en una terraza con el Peñón al fondo - S.R.
CAMPO DE GIBRALTAR

El Brexit también inquieta a los transfronterizos británicos

El Brexit también inquieta a los transfronterizos británicos

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La amenaza del Brexit está cada vez más próxima. Queda poco más de un mes para el 31 de octubre, fecha fijada para la salida de Reino Unido y por tanto Gibraltar, de la Unión Europea (UE). La convulsa situación política que viven los británicos y la falta de un Gobierno en España no apaciguan los ánimos, por lo que la posibilidad de un divorcio a las bravas parece más certera que nunca. En el Campo de Gibraltar se siguen con preocupación todas las informaciones y declaraciones políticas que se producen en torno al Brexit, ya que se prevén consecuencias dramáticas en la economía de la zona y por tanto, en el empleo.

Gibraltar, la última colonia de la Unión Europea, tiene empleadas a 15.275 personas que cruzan cada día la Verja para acudir a sus puestos de trabajo. Son los denominados trabajadores transfronterizos, desarrollan su actividad laboral en Gibraltar pero viven en España. Este colectivo supone más de la mitad de los empleos en Gibraltar que, según datos del Gobierno del Peñón, estaba cifrado en 29.995 en octubre del año pasado. La contribución de los transfronterizos a la economía de la zona supone además un 25% del Producto Interior Bruto (PIB) del Campo de Gibraltar. Los británicos que viven en el Campo de Gibraltar y trabajan en el Peñón contribuyen por tanto a la economía de la zona, donde reside la práctica totalidad. Consumen y compran en esta comarca gaditana, por lo que su futuro también preocupa, y mucho, en este rincón de Andalucía donde viven más de 270.000 personas. La principal preocupación en los transfronterizos es si el Brexit provocará retenciones en la Verja, y los británicos no son ajenos a esta inquietud.

En La Línea de la Concepción, ciudad que linda con Gibraltar, hay censados 3.216 británicos. Hemos hablado con algunos que trabajan en el Peñón. Todos coinciden en una cosa: lo que más temen es si el tránsito por la Verja será o no fluido porque de ello dependerán sus empleos. El resto de posibles repercusiones, de momento, no está entre sus preocupaciones más inmediatas.

Simon Kirkpatrick. Director de empresa de trabajos en altura

Tiene 50 años y lleva la friolera de 31 viviendo en La Línea de la Concepción. Es de Wimbledon (Londres) y, con un castellano casi perfecto, reconoce que sigue muy de cerca todo lo relacionado con el Brexit: «No estoy preocupado, aunque sí interesado, y sigo toda la actualidad porque me molesta la incapacidad de algunos políticos de aceptar el resultado de un voto democrático. En Inglaterra ya han tomado una decisión, deberían aceptarla, tratarlo como una oportunidad y apoyar a los que intentan llevarlo adelante con éxito porque, en mi opinión, cada intento de fastidiar el proceso es un ataque a la democracia». Eso sí, reconoce que, evidentemente, se verá afectado si hay problemas en la Aduana de La Línea: «Me afectará si hay problemas en la Verja, que no debería haberlos. Ya hay una Aduana –Gibraltar está fuera de la unión aduanera de la UE– y no entiendo por qué deberían cambiar las cosas, aunque hay algunos que pueden ponerlas más difíciles».

Daniel Lake. Construcción

Este londinense lleva casi 15 años viviendo en La Línea y trabajando en Gibraltar. Asegura que no está preocupado, o no quiere estarlo: «Nadie sabe realmente lo que va a ocurrir, ni siquiera los políticos. Habrá que esperar». Daniel reconoce que no sigue de cerca la actualidad en torno al Brexit y que la mayoría de los británicos a los que conoce «no quiere saber nada de este tema». De llegar un Brexit duro, reconoce que volverá a Inglaterra, algo que asegura harán muchos otros británicos en la zona.

Pat Maddrell. Fontanero

Llegó a España hace 19 años desde la Isla de Man pero no habla castellano, aunque está al tanto de todo lo que acontece en torno a este proceso y lo tiene claro: no quiere que la actual situación cambie. «Si no hay acuerdo, el Brexit no será bueno para nadie y las cosas no pintan nada bien. Boris Johnson lo ha hecho muy mal y ha mentido». Lo que más le inquieta son los perjuicios que puede ocasionar a los miles de trabajadores transfronterizos si no hay fluidez en la Verja «porque si ahora hay colas, con el Brexit se pueden endurecer». Asegura no entender por qué no puede alcanzarse un acuerdo con España para garantizar que eso no ocurra.

Kristina Long. Jubilada

Vive en La Línea desde hace siete años y quiere pasar en esta ciudad el resto de sus días. “Amo España y La Línea. La gente de esta ciudad es maravillosa y estoy encantada de vivir aquí”, afirma. Imposible comunicarse con ella en castellano. Asegura que no le preocupa cómo le puede afectar el Brexit, que tiene un seguro médico privado, pero sí cómo repercutirá en los trabajadores transfronterizos: “Sé que estaré bien pero me preocupa la gente que va a trabajar a Gibraltar cada día. Son miles de personas”.

Saleem Farook. Juego online

Este londinense vive en España hace 19 años y no se defiende en castellano. Como en los anteriores casos, lo que más le preocupa es cómo afectará el Brexit al paso por la Aduana de La Línea. Reconoce además que todo sigue siendo muy confuso y que nadie sabe realmente qué ocurrirá: «No tengo ni idea de lo que va a ocurrir, como tampoco la tienen en Reino Unido y la Unión Europea. Nadie lo sabe a día de hoy».

Rhiannon Goodall y Tomas Cox. Juego online

Hablamos con estos jóvenes británicos a su salida de Gibraltar. Ella lleva dos años en España y él, 13. Tampoco hablan castellano. «Es una locura, nadie sabe qué va a suceder. Hay que esperar acontecimientos», comenta ella. Ambos quieren quedarse a vivir en España y seguir trabajando en el Peñón pero están preocupados por las retenciones en la Verja aunque creen, o quieren creer, que finalmente el Brexit no se producirá.