José María González 'Kichi', alcaldable de Por Cádiz sí se puede
José María González 'Kichi', alcaldable de Por Cádiz sí se puede - Antonio Vázquez
elecciones municipales

«Si soy el alcalde, la foto de la inauguración del segundo puente me la haré con los trabajadores»

El alcaldable asegura que espera poder entablar un diálogo con Teófila Martínez a partir del 13 de junio

Antonio M. de la Vega
Actualizado:

Conocido carnavalero y sindicalista, José María González quiere ser ahora también reconocido como el alcalde que acabó con los veinte años de Teófila Martínez al frente del Ayuntamiento de Cádiz. Tan ilusionado como criticado. Con un discurso diferente y unas formas que no dejan indiferente, el candidato de Por Cádiz sí se puede, ex de Izquierda Anticapitalista, futuro de Podemos, se enfrenta a unos días que pueden cambiar su vida y, de paso, la de 120.000 gaditanos.

-¿Se siente vértigo cuando cientos de personas le gritan a uno alcalde, alcalde?

-Se siente una enorme responsabilidad. Esa era una noche de alegría, estábamos todos ilusionados, se notaba el brillo en las miradas. Sientes que ha llegado el momento por el que hemos estado peleando, el de aplicar políticas que sirvan para solucionar los problemas de la gente.

-¿Cuándo empezó a creer que de verdad tenía opciones de gobernar en Cádiz?

-Hay que ser muy humilde. Uno no se da cuenta de que puede ser alcalde de Cádiz hasta que sus vecinos así lo expresan. Decíamos en campaña que teníamos una lista ganadora, con un programa ganador, pero uno no puede sentirse alcalde hasta que sus vecinos así lo reclamen. Está claro que lo que expresan las urnas después del 24 es un tremendo sentimiento de impugnación al Gobierno de Teófila Martínez. Las fuerzas que nos llamamos del cambio somos las que realmente hemos tenido más votos que el proyecto del Partido Popular en Cádiz. Barajar la posibilidad de ser el nuevo alcalde esta ciudad es algo que haré seriamente a partir del día 13. Hasta entonces hago lo que tengo que hacer, que es presentar mi candidatura. Hemos sido la segunda fuerza política y nos sentimos con la legitimidad suficiente para abanderar el cambio en esta ciudad.

-¿Van a producirse negociaciones con PSOE y Ganemos antes del 5 de junio?

-No vamos a hablar antes. Hemos emplazado a las fuerzas políticas con las que consideramos que podemos poner en marcha diversas propuestas y políticas a hablar el día 5. Hasta entonces no tendremos conversaciones previas que no sean para preparar el debate.

-Se le acusa de imponer en lugar de dialogar...

-No considero que sea así. Vamos a elaborar un reglamento del debate, vamos a proponer a alguien de la prensa gaditana que lo modere. Pensamos que puede haber tiempos reglados, intervenciones no solo políticas, sino también técnicas, un turno de preguntas ordenado para que la ciudadanía pida aclaraciones. Esa es nuestra tradición política, nosotros venimos de las plazas. Estamos acostumbrados a tomar ese tipo de decisiones y no cabe duda que en los últimos tiempos en este país la ciudadanía demanda más transparencia, más participación. A partir de ahora las cosas deben hacerse así. Pretendemos que sea un debate en el que podamos poner encima de la mesa nuestras propuestas, que el PSOE ponga las suyas, que Ganar Cádiz en Común ponga las suyas y que juntos y delante de la gente lleguemos a puntos en común que se traduzcan después en soluciones a lo largo de estos cuatro años. No solo consiste en apoyar una investidura. Cuando el PSOE nos apoye el 13 de junio esperamos después poder gobernar esta ciudad y para eso necesitamos que la gente vea que determinadas fuerzas políticas que pueden tener desencuentros desde el punto de vista ideológico, de la manera de funcionar, son capaces de ponerse de acuerdo para solucionar los problemas.

-¿Qué pedirá a las dos fuerzas con las que quiere pactar para garantizar la gobernabilidad?

-El compromiso que pedimos a las dos fuerzas políticas es esa asistencia al debate, que seamos capaces de llegar a determinados acuerdos en base a propuestas concretas, tanto las nuestras como las suyas. Lo que tenemos en común es que todos hacemos un diagnóstico bastante similar de la situación de la ciudad y en base a él hemos elaborado nuestras propuestas. Pues vamos a acordar cuáles son las prioridades, las propuestas que podemos sacar adelante de forma conjunta. No es más que eso. No entendemos la desazón. En ningún caso se les va a hacer una encerrona, no es ninguna estrategia oscura. Solo es hablar delante de la gente de los problemas de la gente.

-¿Por qué no quiere hablar con Teófila Martínez? ¿Ella dice que le convocará a una reunión?

-Si me convoca a una reunión yo iré. Lo que ocurre es que vamos a elaborar un proyecto político para esta ciudad que entendemos que es incompatible con el de Teófila Martínez. Por tanto, yo no voy a ponerme a construir un nuevo modelo de ciudad con gente cuyas propuestas no están en la línea de ese nuevo modelo de ciudad.

-El Ayuntamiento está sometido a un riguroso Plan de Ajuste, ¿con ese condicionante es posible llevar a cabo medidas como la remunicipalización de los servicios públicos?

-Los recursos económicos del Ayuntamiento hay que empezar a repartirlos con criterios de justicia. Exactamente igual que hacen en las casas. Hay un presupuesto familiar y se va destinando a cubrir las necesidades más perentorias que tiene esa familia. Para eso también entendemos que hay que demandar un nuevo marco de financiación a las distintas administraciones. Pertenecemos a un proyecto que se llama Podemos que si gana en las próximas elecciones generales, una de las cosas que hará es apostar por aumentar la inversión pública. Pero además de eso, en lo que se refiere a la municipalización, estamos convencidos que la recuperación progresiva de los servicios públicos que sean viables es una cuestión importantísima. Es posible. En el Ayuntamiento de León en 2012 se remunicipalizó el servicio de basuras, en un Ayuntamiento del PP. Actualmente el servicio de basuras en León genera un beneficio de siete millones de euros anuales. Conocemos situaciones en las que la recuperación del servicio, primero, elimina la lógica del beneficio empresarial por encima de la calidad del servicio público y eso para nosotros es muy importante, porque en este país se han privatizado derechos y nosotros pretendemos recuperarlos. Además es mentira que sea más beneficiosa la gestión privada. El Tribunal de Cuentas, que no es sospechoso de ser ninguna célula bolivariana, dice que la gestión pública de los servicios públicos es más rentable que la gestión privada.

-¿Qué cree que se va a encontrar en el Ayuntamiento si realizan esa auditoría que han prometido?

-Lo primero que vamos a hacer cuando lleguemos al Ayuntamiento de Cádiz va a ser una auditoría en la que pongamos la lupa sobre el gasto público, sobre las obras, sobre los gastos de protocolo. Es urgente que la ciudadanía sepa que ha pasado con el dinero del erario municipal en los últimos años. Nos ha llegado información de trabajadores municipales sobre que determinados tenientes de alcalde han pedido en estos días trituradoras de papel y que están haciendo limpieza a marchas forzadas en el Ayuntamiento. Todo apunta a pensar que va a tocar una ardua tarea de limpieza durante los primeros meses o los primeros años de estar en el Ayuntamiento, pero venimos preparados para eso.

-¿Se seguiría apostando por los nexos de Cádiz con Iberoamérica?

-La posición geoestratégica de la ciudad de Cádiz en el contexto internacional la sitúa en un puesto de privilegio para las relaciones no solo con Iberoamérica, sino también con África. En ese sentido nosotros vamos a seguir potenciando esa relación de privilegio que tiene Cádiz con los dos continentes.

-¿Piensa desmantelar la empresa pública Cádiz 2012?

-En base a la auditoría que realicemos en el Ayuntamiento y a ese reparto de los recursos con principios de justicia tendremos que ver dónde están las urgencias más importantes. Desde luego nuestra voluntad es seguir apuntando a esa colaboración con América desde Cádiz.

-¿Mantendría el sistema de subvenciones a las cofradías?

-Absolutamente lo mismo. Vamos a repartir con criterios de transparencia y de justicia el dinero que tenemos en el Ayuntamiento para solucionar los problemas más importantes. Entendemos que la Semana Santa es un activo cultural, histórico y económico muy importante a mantener, a preservar, a cuidar. Por tanto, nadie tiene que asustarse. Ya se lo hicimos saber al Consejo de Hermandades.

-¿Se necesitan cambios en la organización del Carnaval?

-Son muchos los compañeros del Carnaval que en los últimos días se están poniendo en contacto conmigo diciéndome que vamos a sentarnos a hablar de Carnaval, a darle un giro a esto. Mi voluntad va a ser escuchar, mandar obedeciendo. Yo decía durante la campaña y me reafirmo, porque se que es un sentir de muchísima gente que está dentro del Carnaval, que la fiesta debe estar controlada por los que la hacen. El Ayuntamiento debería estar al servicio de sus necesidades.

-Hace unos años, en una protesta sindical, le quiso entregar un pepino a la delegada de Educación. ¿Está preparado para que le den un pepino a usted?

-Por supuesto. Espero aceptarlo de mejor grado que ella, porque no le hizo mucha gracia que se lo diese. Se lo dimos en el marco de la defensa de la educación pública. Recuerdo que era en un momento en que el Partido Socialista había despedido a 4.502 profesores interinos y esa acción era para decirle que defienden la educación pública pero por otro lado despiden a los profesores. Yo creo que un buen político debe tener cintura suficiente como para saber encajar las críticas, para saber cuál es el pulso de la calle, entender qué es lo que piensa la ciudadanía de ti. Es importante escuchar el sentir de tus vecinos. Cuando uno se encierra en los despachos pierde la perspectiva de la realidad.

-A bote pronto, dígame algo bueno de la gestión de Teófila Martínez.

-La limpieza. Cádiz está muy limpia. Lo que ocurre es que uno puede limpiar con lejía o puede limpiar escondiendo la basura debajo de la alfombra. Ahí que el lector saque sus propias conclusiones.

–Termine la frase: Kichi inaugurará el segundo puente...

-Y me haré la foto con los trabajadores que lo han construido.

-Pero vendrá gente de todas las administraciones, tal vez el presidente Rajoy...

-Me haré la foto con quien sea, pero también estarán los trabajadores.

-¿Y le dejaría un hueco a Teófila Martínez?

-Por supuesto. Además espero que a partir del día 13 tengamos una reunión en la que vayamos preparando el traspaso de responsabilidades para que la ciudad a partir del día 14 siga funcionando con normalidad.

-El actual gobierno del PP le puso a una plaza el nombre del anterior alcalde, Carlos Díaz. ¿Le dedicaría usted algún espacio a Teófila Martínez?

-Si tuviera que ponerle una calle o una plaza a algún alcalde de esta ciudad se la daría a Fermín Salvochea porque considero que todavía no tiene un sitio lo suficientemente importante en esta ciudad. No se le ha tratado con justicia. Y antes que a Teófila Martínez, me van los gaditanos a perdonar, creo que hay que darle un lugar de honor en esta ciudad a Fermín Salvochea. Pero, en cualquier caso, estamos abiertos a propuestas.

-¿Qué peso tienen Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez en las decisiones que se adopten en Cádiz?

-Pablo Iglesias tiene sus responsabilidades, que no son pocas, en el Parlamento Europeo y en Podemos a nivel estatal. Teresa Rodríguez también las tiene en la representación de Podemos en la Junta de Andalucía. Y por Cádiz sí se puede tiene un papel, que no es poco, en el Ayuntamiento de esta ciudad. Tenemos trayectorias paralelas. Tenemos pocas oportunidades de que se crucen. Seguiremos caminando en la construcción de un proyecto común que compartimos, que es que Podemos alcance las instituciones manteniendo el pie en la calle. En ningún caso van a influir en las decisiones que se tomen en Cádiz. Por Cádiz sí se puede es una candidatura de unidad popular y Podemos ha acompañado, ha apoyado el desarrollo de esta candidatura, pero en ningún caso va a tutelarla.

-Hábleme de los concejales de Por Cádiz sí se puede.

-Es gente muy preparada, que está acostumbrada a los problemas, algunos de ellos lidian diariamente con ellos dentro de su casa y esa es la gente que tiene que llegar a las instituciones, la gente que hace que las cosas funcionen todos los días, que funcionen los colegios, los hospitales, las familias, que hacen que la batalla diaria del día a día al final camine. Somos gente trabajadora, acostumbrada a pelear. No somos profesionales de la política ni tenemos interés por llegar a serlo. Tenemos mucha ilusión y un enorme espíritu de trabajo.

-¿Cómo están viviendo todo esto su familia y sus amigos?

-Mi familia está absolutamente entregada, igual que mis amigos. Recibo un apoyo muy importante de todos ellos. Mi hijo mayor se ha enterado porque me ve en los carteles, pero no sabe muy bien qué significa esto.

-¿De dónde viene su apodo?

-Kichi es un apodo familiar que me decían en casa. Mi madre me decía ‘ay mi niño kichitito’..., y de ahí se quedó el Kichi.