Cádiz

La grieta de la discordia en el colegio Carlos III

El AMPA del colegio lamenta la denuncia alarmista del Ayuntamiento, que asegura que existen deficiencias en las obras del centro

Actualizado:

Los padres y madres de los alumnos del colegio Carlos III de Cádiz no han tardado en salir al paso de la denucia que la alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, realizaba días atrás respecto a los problemas de seguridad con los que varios centros educativos de la ciudad han iniciado el curso escolar. Martínez se refería, concretamente, a los centros educativos Carlos III, San Felipe, Campo del Sur y Celestino Mutis, indicando que las obras de reparación de las cubiertas que la Junta de Andalucía había llevado a cabo en ellos no se habían realizado correctamente.

En el caso del colegio Carlos III, desde el Ayuntamiento se denunció que en la cubierta del edificio que se ha reformado recientemente ya han aparecido grietas, con el agravante añadido de que los alumnos de este colegio hacen el recreo en la azotea. Esta información ha “sorprendido” enormemente a los padres de los alumnos, que lamentan que es una forma “gratuita de crear alarma”. En este sentido, la representante del AMPA del colegio Carlos III, Raquel Álvarez, se mostraba indignada con la denuncia del consistorio gaditano.“La verdad es que no entendemos la actitud del Ayuntamiento. Los padres hemos estado en la azotea buscando la dichosa grieta y no la hemos encontrado. No es justo crear una alarma social de esta forma en un colegio que tiene más de 400 alumnos”, explica Álvarez, que insistía diciendo que “la denuncia del Ayuntamiento no tiene nada de cierto. La foto está manipulada. Grietas de ese tipo aparecen por el calor y la falta de humedad. Esa información no es cierta”.

La representante del AMPA del Carlos III inisitía en que es “tristísimo que nos utilicen de esta manera y nos coloquen en medio de una lucha política después de todo lo que pasamos el año pasado”. Raquel Álvarez iba más allá y después de ver 'in situ' en el estado en el que se encontraba la cubierta del colegio, explicaba que “hemos mandado un mensaje de tranquilidad a los padres informándoles de que no se crean nada de lo que se está diciendo, no existe ningún peligro. La grieta que aparece en la foto no tiene ninguna trascendencia, es algo normal que aparece después de cualquier obra. No queremos entrar otra vez en este juego, pero después de hablar con la directora del colegio, hemos decidido que los padres que quieran ver cómo está el suelo, pueden ir a verlo personalmente para que se queden más tranquilos”.