La alcaldesa depositó un ramo a los pies del monumento a Las Cortes. :: FRANCIS JIMÉNEZ
CÁDIZ

Cádiz perdona pero no olvida

Un acto recuerda los 17 años de la muerte de Miguel Ángel Blanco

CÁDIZ.Actualizado:

Hay fechas que se quedan grabadas en la memoria. Días en los que sin mirar el calendario uno recuerda exactamente lo que hizo sin importar el paso de los años. Es el caso del 12 de julio de 1997, el día en el que ETA asesinó a sangre fría a un joven de 29 años por ser concejal en el Ayuntamiento de Ermua. «Recuerdo que cuando llegó la noticia de la muerte, todo el mundo que estaba en la playa se acercó a la orilla y los que se estaban bañando salieron del mar para concentrarse todos y pedir el cese de la violencia», contó ayer una muy emocionada alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez. «Mira que venía preparada pero no lo he podido remediar», añadía. El Ayuntamiento gaditano se sumó ayer a 28 municipios más de toda España en el homenaje que se ha rendido a Miguel Ángel Blanco en particular y a todas las víctimas del terrorismo en general.

Una ofrenda floral en el monumento a Las Cortes y unas pequeñas palabras constituyó el acto que se organizó en la ciudad. «Hemos querido celebrarlo aquí porque este monumento se levantó para homenajear a la constitución y a la libertad», afirmó, a lo que añadió que pese al paso de los años, la lucha contra ETA sigue vigente.

Previo a sus palabras, el teniente alcalde de Relaciones Institucionales, Juan José Ortiz, leyó un escrito enviado por la fundación Miguel Ángel Blanco en el que se asegura que pese a que ETA está «desbaratada policialmente, su proyecto político, por el que ha matado, sigue vigente y en marcha». Por este motivo, exigieron una disolución definitiva de la banda, la entrega de las armas y la ilegalización de su proyecto.