tribunales | cádiz

Una indemnización millonaria marca el juicio de Arroyo y Torroja

La modelo gaditana se había quejado al Defensor del Pueblo por la lentitud en la tramitación de la causa; ayer el juicio se suspendió porque su abogado presentó

Actualizado:

El juicio por el accidente de tráfico que dejó incapacitada a la modelo Esther Arroyo debía haber quedado ayer visto para sentencia. Que este largo procedimiento judicial concluyera había sido un ruego de la gaditana que llegó a formular una queja ante el Defensor del Pueblo porque entendía que estaba tardando en exceso en resolverse. Pero ayer no fue el día. El juez del Penal Nº 2 de Cádiz acordaba suspender la vista oral y aplazarla para el próximo 24 de octubre porque el abogado de Arroyo presentó a última hora unos informes periciales. Definitivamente, este caso cumplirá los seis años a la espera de sentencia. Fue el 10 de octubre de 2008 cuando dos vehículos colisionaron frontalmente en la N-340.

La causa que se inició a raíz de ese accidente ha estado marcada por la petición millonaria de indemnización que reclama la que fuera Miss España. Fuentes judiciales confirmaron a este medio que las discrepancias en fijar esta cuantía, unido a que la gaditana cambió de abogado hace unos meses, ha influido para que este asunto haya tardado tanto en enjuiciarse y ayer se vivió un capítulo más en este sentido.

El nuevo letrado de la exmodelo había presentado una serie de informes periciales para acreditar el porqué de la elevada petición de indemnización que solicitan. Un dato que no se conocía hasta ayer, cuando se ha confirmado que la cantidad que reclama la actriz en concepto de lucro cesante es de seis millones de euros. Desde la acusación se defiende que la carrera profesional de la actriz quedó por completo truncada a raíz del accidente, que le dejó malherida una pierna. El año pasado le concedieron la invalidez permanente que confirmaba lo que ya era un hecho: su despedida final de los escenarios y platós de televisión.

En este procedimiento también acuden como perjudicados otras cuatro personas que viajaban en el mismo vehículo que Arroyo la mañana del 10 de octubre, entre ellos su pareja y su amiga la cantante Ana Torroja. Ésta última no acudió ayer a los juzgados. Y es que la posibilidad de que se suspendiera la vista estaba encima de la mesa desde hace días.

Fuentes judiciales confirmaron a este periódico que Torroja también reclama una indemnización; si bien es «mucho más baja». En su caso alega que a consecuencia del siniestro no pudo realizar una serie de conciertos. La presencia de la exlíder de Mecano había creado expectación en los medios tras su reciente paso por los juzgados de Palma de Mallorca, acusada de defraudar a Hacienda.

Junto a Torroja y a Arroyo también viajaba ese día un amigo de ambas –Ulises de Assas Rodríguez– que perdió la vida. Su familia ha renunciado a ejercer acciones legales contra el conductor de la furgoneta que chocó con el vehículo de las famosas ni tampoco contra la aseguradora al estar de acuerdo con la indemnización entregada en su día.

Negativo en alcoholemia

El fiscal solicita tres años y medio de prisión para el conductor que provocó el accidente: Óscar Jiménez Pérez. El siniestro ocurrió cuando la furgoneta que conducía invadió el carril contrario a la salida de una curva. Dio negativo en la prueba de alcoholemia, pero un informe de la Guardia Civil sostiene que circulaba a una «velocidad inadecuada» para las condiciones meteorológicas de ese día con viento y lluvia. El Ministerio Público cifra en más de 700.000 euros la indemnización de los cinco perjudicados. De esa cantidad, unos 240.000 euros serían para Esther Arroyo, lo que se aleja considerablemente de las pretensiones de la exartista.

La defensa del conductor solicita su absolución porque achaca el siniestro a un fuerte golpe de viento que le hizo perder el control del vehículo. Junto a los letrados del acusado se sentaban ayer los que representan a la compañía aseguradora y a la empresa para la que trabajaba el conductor.

Todos criticaron que la acusación presentara una documentación hace tan sólo tres días. Por eso pidieron la suspensión de la vista para poder tener tiempo de estudiar esos informes. Una solicitud a la que se adhirió el Ministerio Fiscal. El abogado de la compañía Pelayo asegura que la indemnización que solicita la exmodelo gaditana es «insólita» y «completamente excesiva».

La actriz abandonaba los juzgados llorando en compañía de su pareja sentimental y por la puerta de atrás para evitar las cámaras.