Jerez

Detenido el guarda de un coto por colocar cebos envenenados con una sustancia prohibida

Actualizado:

Agentes de Medio Ambiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y efectivos de la Guardia Civil (Seprona) están llevando a cabo una investigación sobre el uso de cebos envenenados en una finca de Jerez. La inspección realizada durante la pasada semana se saldó con la detención de una persona que presuntamente habría colocado varios cebos envenenados con una sustancia ilegal, empleando trozos de chorizo aderezados con miel en los que introducía la toxina.

Según ha indicado la Junta en un comunicado, los agentes de la Guardia Civil tomaron declaración al detenido, que trabajaba como guarda de un coto y que reconoció haber colocado al menos un par de cebos en la valla de la finca.

Durante la inspección realizada por Agentes de Medio Ambiente y la Unidad Canina Especializada de la Estrategia Andaluza contra el Veneno de la Junta se hallaron envases que contenían la sustancia fitosanitario ilegal Aldicarb. También se intervinieron otros productos tóxicos de fabricación casera que iban a ser empleados como raticidas. Igualmente le fueron intervenidas otras artes ilegales de captura, concretamente perchas para aves insectívoras.

Una especie en extinción

La investigación comenzó después de que la Guardia Civil fuese informada del envenenamiento de un galgo en las inmediaciones de la finca en cuestión. Pocos días antes se había detectado la muerte de un milano real, catalogado como especie en extinción, a escasos tres kilómetros de este mismo lugar.

El cadáver fue trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Junta de Andalucía donde, tras practicarle la necropsia, se verificó un cuadro de intoxicación severa por la presencia de 'Aldicarb'. Tras estos dos casos de envenenamiento, y aunque por el momento no se pueden interrelacionar ambos episodios, se decidió organizar un dispositivo conjunto de Agentes de Medio Ambiente, Guardia Civil (Seprona) y la Unidad Canina contra el Veneno.

La Junta no ha detectado más cadáveres ni cebos en la zona inspeccionada. Todas las muestras han sido levantadas y precintadas para su remisión al Centro de Análisis y Diagnóstico.