CÁDIZ

La Fundación de la Mujer forma en la autoprotección contra el maltrato

Los técnicos municipales trabajan en la detección de posibles riesgos de violencia machista y en el seguimiento de las usuarias que lo solicitan

CÁDIZ.Actualizado:

Cuando la justicia no llega a tiempo, o simplemente no llega, cuando el miedo paraliza la mano que debe coger un teléfono para denunciar, cuando la vergüenza cierra la boca de las mujeres que sufren en silencio la violencia más brutal en su propio hogar, sólo se puede tirar de valor para defenderse sin más herramientas que las propias habilidades.

No es fácil enfrentarse al agresor, más aún cuando se le quiere o se le ha querido en algún momento, por eso hace falta pedir ayuda. En ello se empeña desde hace años la Fundación de la Mujer del Área de Familia del Ayuntamiento de Cádiz. Concretamente, desde el año 2009 se viene desarrollando en la entidad el programa de Autoprotección, del que se encarga un equipo multidisciplinar experto en el campo de la violencia de género.

El Programa Integral de Autoprotección para las Mujeres Víctimas de Violencia de Género se desarrolla a través de estudios pormenorizados de las situaciones personales de cada una de las usuarias. Esto se hace mediante el análisis de los riesgos y las situaciones de peligro que se dan en cada caso concreto. El objetivo, partiendo de estos datos, es poder diseñar un programa de autoprotección individualizado con medidas de seguridad específicas según sean las necesidades de la víctima y las características del agresor.

Dentro de este programa se mantienen entrevistas personalizadas, donde se valora el nivel de riesgo, proporcionando a las usuarias pautas sobre medidas de seguridad, continuando con un seguimiento de consultas, tanto presenciales como telefónicas, concluyendo el trabajo con un curso sobre técnicas de defensa personal y autoprotección física.

A través de esta formación específica se llegan a adquirir conocimientos básicos sobre técnicas de defensa, autoprotección y evasión, técnicas de posición, bloqueos, desvíos, proyecciones, técnicas contra agresiones físicas, de armas blancas y otro tipo de armas.

En definitiva, lo que se pretende desde la Fundación es que las usuarias adquieran habilidades y herramientas destinadas a su autoprotección y seguridad personal en situaciones de peligro, y que sean ellas mismas las que participen de forma activa en los procesos iniciados para su protección y defensa ante una posible agresión. Todo ello les llevará, además, a la recuperación de la autoconfianza y la autoestima.

En el tiempo que se llevan desarrollando estos cursos, las alumnas han destacado el alto grado de preparación de los profesores, así como el apoyo moral y de extrema delicadeza recibido en las clases. Paralelamente, la clave del logro fue el lazo de confianza surgido entre profesorado-alumnas. Sobre el aprendizaje, el logro obtenido es la verificación de la capacidad de afrontar con desenvoltura las situaciones de peligro, tanto en el plano físico como moral.

Echando un vistazo a las cifras del último año, se puede reseñar que durante 2012 se realizaron un total de 41 entrevistas iniciales de valoración de riesgo. A partir de ahí, los técnicos llevaron a cabo 52 entrevistas de seguimiento y se llevaron a cabo otros 112 seguimientos telefónicos. Por último, fueron 15 las mujeres que participaron en el curso sobre Técnicas de Defensa Personal.