:: FOTOGRÍA FRANCIS JIMÉNEZ
Sociedad

Cádiz, el refugio de Marina Anaya

La artista expone en Benot y el Mercado su alegre colección 'Paraíso Sur'

CÁDIZ.Actualizado:

Si 'naif' en español significa ingenuo, la obra pictórica de Marina Anaya bien podría etiquetarse de tal forma. No sólo por los vivos colores que se imponen en sus lienzos, ni por sus espontáneos trazos o por cómo éstos recuerdan a los años de la infancia. Los cuadros de la artista rezuman positivismo, alegría, sencilla belleza y en estos tiempos, apostar por estas cualidades, parecen sueños de ingenuos, inocentes declaraciones. Pero la pintora y escultora palentina-gaditana sólo concibe su trabajo de esta forma porque le nace de forma natural, sin querer pecar de cursilerías, a Marina Anaya la manera de pintar le emana del corazón. Para él busca refugios, halos de luz en medio de los negros que dominan la existencia humana. Y los ha encontrado. Los denomina 'Paraíso Sur'.

La hermana de la famosa actriz Elena Anaya vuelve a exponer en su otra casa, Cádiz, para la que ha elaborado una exclusiva colección. Puede verse desde hoy mismo en la Galería Benot y en el Mercado Central, la misma fórmula en la que expuso hace dos años, aunque en aquella ocasión fue en el Castillo de Santa Catalina. El nuevo escenario le parece aún más ideal a Anaya. «Me parece una idea genial exhibir mi obra en el Mercado, permite enseñarla a gente que de otra forma no la visitaría, además, es un mercado tan bonito que la propuesta me pareció fantástica desde el primer momento en que me la hicieron», cuenta la artista. Así, la plaza de abastos gaditana acoge la ampliación de las piezas que pueden verse en Benot. Esta muestra cuenta con un total de 40 obras entre pintura, grabado y escultura en distintos formatos. Y en todas se impone el espíritu positivo, «la búsqueda de un paraíso interior para cada uno, esté donde esté, independientemente de las circunstancias», explica Anaya.

En ese sentido, Cádiz, el mar, el ambiente fresco de la costa, la luz, resultan muy evocadores para la pintora. Ahí reside una de la marca diferenciadora de 'Paraíso Sur' con respecto a otras de sus colecciones. «La temática es la misma, besos, abrazos, amor en definitiva. Lo que ha cambiado es el espacio en el que los ubico, ahora es el mar, los escenarios luminosos», explica.

Apoyo de la familia

Además, en esta exposición Marina ha querido poner un acento especial en la escultura. Sus bandadas de pájaros hechas en latón son un canto a la libertad, al igual que la mayoría de los símbolos que recrea en sus pinturas. «Yo vivo en la sociedad como todo el mundo, pero no me cuesta alejarme de todo eso, siento el impulso de reflejar cosas bonitas, brillantes, que no estén contaminadas de lo desagradable», subraya Anaya, que asegura haber ideado esta colección en los viajes de tren que la traían y llevaban de Cádiz a Madrid y viceversa. En ambas ciudades cuenta con taller, así que 'Paraíso Sur' ha sido gestado en las dos capitales. A la inauguración de ayer no quisieron faltar la hermana de la artista, la actriz Elena Anaya, y su madre 'Nena'.

La artista se muestra encantada con el trato recibido tanto en la galería de Rafael Benot como por el Ayuntamiento. Del galerista destaca además la «elegancia» y el gusto de sus montajes. Su obra podrá visitarse aquí hasta el 15 de agosto y en el Mercado -que antes ya acogió las propuestas de Cecilio Chaves- hasta el próximo invierno. Además, Anaya acaba de presentar una colección de joyas con Helena Rohner y cuenta que a partir de ahora va llevar a cabo numerosos proyectos fuera de España. Latinoamérica y Asia son futuros destinos de su obra. Sencilla, colorista, ingenua, alegre, feliz.