El joven isleño acaba de lanzar su primer disco con letras y músicas compuestas por él. :: FRANCIS JIMÉNEZ
música

Antonio Lizana, cuando el flamenco sopla a jazz

El saxofonista y cantante isleño presentó el sábado 27 en La Lechera su primer disco, 'De viento'; la semana que viene colabora en dos conciertos en Nueva York

ROCÍO VÁZQUEZ , rvazquez@lavozdigital.es
CÁDIZ.Actualizado:

'De viento' es un resumen de las vivencias de Antonio Lizana. Un joven músico que, como el nombre de su primer trabajo discográfico, no ha dejado de soplar. El saxofón es su inseparable compañero de viaje; el jazz y el flamenco, las formas de su espontánea creatividad. El de San Fernando, después de participar en las giras de Manolo Carrasco, Maita vende cá, Los Aslándticos o Mario Díaz y colaborar con artistas como Miguel Ríos, Chambao, Raimundo Amador, David de María, Guillermo McGuill, Juan Valderrama, José Mercé o Rancapino, se ha lanzado a la grabación de este álbum que presentó el sábado 27 en la sala gaditana La Lechera.

Después, la próxima semana, Lizana viaja a Nueva York para participar como artista invitado por la Afro Latín Jazz Orchestra Arturo O'Farrill, en dos conciertos que la banda ofrece en una auditorio de la ciudad. No es la primera colaboración que hace con esta big band, con la que grabó en el pasado mes de enero unas piezas para su disco. En otra visita a la ciudad de los rascacielos, el cantante y saxofonista gaditano consiguió una mención en el 'New York Times' y, poco a poco, un hueco en el circuito de los locales de música en vivo. A los americanos les impresionan esos sonidos flamencos en clave de jazz. «No lo hago con ninguna pretensión, no quiero poner etiquetas a la música, me sale de manera natural, es algo orgánico», cuenta.

Aunque feliz con sus colaboraciones, Antonio Lizana está volcado con la promoción de 'De viento'. «Me apetecía cambiar de etapa y grabar para seguir adelante, tener mi repertorio fijo para poder componer más», explica. Una de esas canciones, 'Viento de la mar', le ha devuelto al isleño una antigua colaboración, la de La Mari. Con ella ha grabado el vídeo del single y la malagueña le ha invitado a aparecer en algunos de sus conciertos. «La Mari le da al tema su personalidad, le imprime ese aire etéreo que tanto la define», adelanta el saxofonista que, en sus letras, se deja llevar por la temática andaluza. «Cantando soy muy camaronero, aunque es verdad que he crecido con la generación del flamenquito: Maita vende Cá, Ketama, Niña Pastori... De saxofonistas me han influido Charlie Parker, Cannonball Adderley y Jorge Pardo», comenta Lizana que, a sus 27 años, sabe ya lo que es tocar ante algunos de los públicos más exigentes del mundo.

En 2011 Lizana terminó sus estudios de jazz en el Centro Superior de Música del País Vasco, donde nace su propio proyecto, Antonio Lizana Group. Con esta formación ha tocado en el Festival de jazz de San Sebastián 2011, Festival de jazz de Cerezales del condado 2011, Ciclo de jazz Laredo 2011, Jazz 365 Bilbao 2012, entre otras citas. Este año vuelve a San Sebastián, pero en un ciclo paralelo al famoso festival de jazz. También estará en las fiestas de Santander y en el Festival de Jazz de Mallorca. «En Cádiz hay más inquietud cultural que en el resto de la provincia, pero es verdad que me planteo irme de aquí porque hay pocas posibilidades», adelanta.

Mañana, en uno de esos pocos lugares en los que se dan oportunidades a los artistas alternativos, Lizana estará acompañado por un puñado de amigos. Alejandro Benítez (bajo); Toni Mera (guitarra eléctrica), Javier Katumba (percusión), Vincent Thomas (batería). Además, colaboran Pepe Niebala y Leo Power en las coros, J. Manuel León con su guitarra flamenca y Manuela Núñez al baile. Con todos estos presenta mañana su proyecto, que él mismo define como «plural y equilibrado».