sucesos

Detenido por colocar 96 cebos envenenados en una vía pecuaria de Algeciras

La investigación se inició cuando los agentes fueron alertados por una persona que había tenido que llevar de urgencias a su perro al veterinario

Actualizado:

Agentes pertenecientes a la Consejería de Agricultura, Pesca y Medioambiente de la Junta de Andalucía y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han detenido a una persona como presunta autora de un delito contra la fauna, ya que supuestamente colocó 96 cebos envenenados en la vía pecuaria Cañada Real de Pelayo de Algeciras.

Según ha indicado la Benemérita en un comunicado, la investigación se inició cuando los agentes fueron alertados por una persona que había tenido que llevar de urgencias a su perro al veterinario, por la ingesta de cebos envenenados cuando paseaba por la citada vía pecuaria.

En la inspección realizada en la zona los agentes de la Unidad Canina especializada en la detección de venenos de la Junta de Andalucía, localizaron en el interior de un vehículo, propiedad del ahora detenido, nueve sobres de raticida cuya sustancia activa se detectó en el informe de cebos envenenados elaborado por el Centro de Análisis y Diagnósticos de la Fauna (CAD) en Málaga dependiente de la Consejería Agricultura y Pesca.

Se hallaron 96 cebos envenenados, consistentes en lonchas de fiambre enrolladas conteniendo en su interior las sustancias Carobofurano, Metiocarb y Bromadiolona -sustancia presente en los sobres de raticida localizados en el vehículo del detenido-, tratándose de sustancias consideradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como «altamente tóxicas» las dos primeras y como «extremadamente tóxica» la Bromadiolona.

El lugar donde se colocaron los cebos es un terreno de uso público, la Cañada Real de Pelayo, situada a 300 metros de un observatorio de aves entre dos Espacios Protegidos -concretamente a 900 metros del Parque Natural de los Alcornocales y a 850 metros del Parque Natural del Estrecho, que constituye un «importante paso natural de aves migratorias», en el término municipal de Algeciras.

Esto, unido a la toxicidad de las sustancias empleadas, a la cantidad de cebos envenenados hallados y a su simulación en forma de canutos -lonchas de fiambre enrolladas con las sustancias en su interior-, había supuesto «un grave riesgo al entrar en la cadena trófica, tanto para la fauna como para las personas».

De los hechos se han instruido las correspondientes diligencias que, en unión del detenido, han sido puestas a disposición de la autoridad judicial.