el apunte

Un error milenario y mayúsculo

La exclusión de Cádiz de la ruta de capitales históricas de Andalucía, aunque haya sido paliado, demuestra unas cotas de ineptitud o de sectarismo intolerables

Actualizado:

Hay tres posibilidades. O la Consejería de Turismo tomó la decisión por desconocimiento de la Historia de Andalucía. O lo hizo por un error técnico inexplicable. O se trataba de la consecuencia de una mezquindad política de imposible digestión. El problema, para la Junta de Andalucía, es que en cualquiera de los tres supuestos su imagen queda severamente dañada entre los gaditanos porque la exclusión de Cádiz de la ruta de ciudades milenarias demostraría, dando por buena cualquiera de esas opciones, unas cotas de ineptitud o de sectarismo intolerables.

Que los máximos responsables de la gestión del primer sector económico de Andalucía, el turismo, no sepan que Cádiz es la ‘más’ milenaria de todas las capitales de provincia, clama al cielo. Que por una negligencia casual se presente el programa sin incluir Cádiz resulta de una falta de seriedad preocupante. Y que la capital gaditana quedase descartada por tener un gobierno local de distinto color político carecería del menor sentido, y de la menor decencia, por ser una falta de respeto a sus vecinos.

En cualquier caso, la Junta de Andalucía ha quedado retratada ante los gaditanos y sus excusas, con su rectificación, no borrará la indignación que llevó incluso a varios colectivos ciudadanos a crear un frente común de rechazo a la exclusión de la ciudad. La presencia en esa ruta turística, sin ser el maná, supone un pequeño apoyo a la llegada de visitantes de alto poder adquisitivo porque está dirigida a viajeros procedentes de grandes mercados, como el ruso, el brasileño o el estadounidense. Dejar Cádiz fuera de un recorrido que pretende ofrecer la Historia de Andalucía es, directamente, una falta de respeto. A ese pasado y a los gaditanos.