Mariano Rajoy en un momento de la charla. / Efe
entrevista a efe

Rajoy descarta subir el IVA y califica la subida del IRPF de «dolorosa» pero «imprescindible»

El jefe del Ejecutivo señalado que no está en sus previsiones subir el IVA y que no habrá un banco malo

MADRIDActualizado:

Mariano Rajoy rompió este martes por fin su silencio. Las primeras declaraciones del presidente del Gobierno llegan veinte días después de jurar su cargo y diez días más tarde de incumplir su compromiso electoral de no subir los impuestos. Una medida que acompañó con el mayor ajuste presupuestario de la historia: 8.900 millones de euros. Una medida que calificó de «dura y dolorosa» pero «absolutamente imprescindible». Resaltó, asimismo, que se trató de un incremento impositivo justo y equitativo.

Calcó la expresión que empleó Soraya Sáenz de Santamaría para dar cuenta del 'tijeretazo' al comentar que nos encontramos "en el inicio del inicio" de su plan de ajuste, porque las medidas adoptadas hasta ahora son importantes pero insuficientes. Confirmó que en los Presupuestos Generales del Estado que presentarán antes del 31 de marzo volverá a meter la tijera en el gasto público.

Rajoy no se decantó por una comparecencia en rueda de prensa para explicar los pormenores de su plan de ajuste, sino que eligió la agencia pública de noticias EFE como primer escaparate. Aseveró, no obstante, que «va a dar la cara ante la crisis» y que «no se va a esconder». No obstante, el presidente del Gobierno no defenderá este miércoles en el Congreso el decreto de medidas económicas extraordinarias que aprobó el Gobierno en 30 de diciembre, sino que delegará esa tarea en el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Rajoy tiene previsto comparecer ante la Cámara baja tras el consejo Europeo del día 30.

El presidente, con la expresión de que «va a dar la cara», se refería en concreto que su apuesta de no crear una vicepresidencia económica, en un país con cinco millones de parados, es precisamente para demostrar que será él mismo quien asuma el timón económico. Durante la entrevista que concedió a Álex Grijelmo, presidente de EFE, el jefe del Ejecutivo negó que tenga previsto subir el IVA al entender que, a diferencia del incremento de IRPF, sería un alza insolidaria porque afectaría a todos los ciudadanos por igual, con independencia de su poder adquisitivo. Eso sí, dejó claro que si hubiera creído preciso aumentar el IVA lo hubiera hecho sin vacilar.

Rajoy resaltó que la credibilidad y la rapidez de respuesta son dos elementos claves de su estrategia. Dos elementos que pesaron a la hora de decretar la subida del IRPF y del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Era fundamental para la credibilidad del país y poder financiarnos fuera», en alusión a una posible subida de la prima de riesgo que, finalmente, se ha producido. Fuentes del Gobierno insisten en que, de no haberse tomado con diligencia la decisión de recortar del gasto público y aumentar los impuestos, en vez de situarse por encima de los 350 puntos básicos, podría haber rondado los 500. Lo que hubiera supuesto, según estas fuentes, la segura intervención económica de España por parte de las autoridades europeas.

Defender las medidas

El jefe del Ejecutivo, ya por la tarde, intervino en la reunión del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso para pedir a los diputados que defiendan en todos los ámbitos las «ingratas» medidas que ha adoptado y que deberá adoptar en un futuro. Barruntó que el ajuste final que deberá acometer durante 2012 para cumplir con el objetivo de situar el déficit en el 4,4% se situará entre los 37.000 y los 40.000 millones de euros. Si se confirma esta segunda cifra, la desviación del déficit sería superior a los dos puntos.

El portavoz del grupo popular, Alfonso Alonso, negó que Rajoy hubiera ofrecido cifras concretas en su alocución y que se limitó a situar el déficit en el entorno del 8%. Rajoy, en respuesta a EFE, sólo habló del 8%. Aseveró, además, que se enteró de la desviación de dos puntos el 27 de diciembre, una semana después del debate de investidura, a través de la Intervención General del Estado. Confirmó, por lo tanto, que el Gobierno saliente no desveló este importante dato económico durante el traspaso de poderes.

Comunidades autónomas

Reconoció, no obstante, que las comunidades autónomas han sido las responsables de 15.000 de los 20.000 millones de desviación del déficit público que se ha registrado en el ejercicio de 2011. Un dato que ya le habrían adelanto a Rajoy los presidentes autonómicos del PP, con los que se reunió el 1 de diciembre -29 días antes de aprobar el 'tijeretazo'- en la sede nacional del PPen la calle Génova. El jefe del Ejecutivo explicó que el déficit de las autonomía se ha situado en el entorno de 2,7% del PIB frente al 1,3%, mientras que el desequilibrio en los números rojos del Estado ha superado ligeramente el 5%, sólo dos décimas por encima de lo anunciado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Unos datos que desmontan, en parte, los argumentos esgrimidos hasta ahora tanto por varios ministros como por dirigentes del partido, que achacaban al "despilfarro" del anterior Gobierno socialista la necesidad de acometer el ajuste. Ante este panorama, Rajoy avisó de que tanto las comunidades autónomas como los ayuntamientos tendrán que ajustarse el cinturón a la parque recordó que la ley de Estabilidad Presupuestario -fruto de la reforma de la Constitución pactada entre PP y PSOE al final de la legislatura pasada- acabará con este problema al fijar, de manera definitiva, el techo de gasto y de endeudamiento de todas las administraciones públicas.