Dos guías turísticos estuvieron a disposición de los cruceristas en las calles del centro. :: MIGUEL GÓMEZ
turismo

El crucero 'Queen Victoria' no deja la esperada avalancha de turistas

Casi 2.000 cruceristas llegaron ayer al puerto, pero muy pocos optaron por pasear por las calles de la ciudad

CÁDIZActualizado:

Cerca de 2.000 cruceristas llegaron ayer al puerto de la ciudad entre los lujosos camarotes del 'Queen Victoria'. El Ayuntamiento preparó un despliegue de servicios turísticos para atenderlos y hasta un innovador programa de información se puso en marcha a pie de calle, pero el centro se quedó a la espera de acoger a la gran avalancha de visitantes ingleses que se esperaba. A las ocho de la mañana, el prestigioso transatlántico atracaba en el muelle y no antes del mediodía los primeros excursionistas bajaban para adentrarse en la ciudad, pero la gran mayoría fue conducida directamente a los autobuses turísticos, alejándolos del centro.

El servicio municipal Hospitality puso a disposición de los pasajeros dos guías especializados que pasaron al interior del crucero para explicar qué encontrarían en la ciudad a través del reparto de planos y mapas. De los 1.994 personas que viajaban a bordo (la mayoría de nacionalidad inglesa), solo 181 se mostraron interesados por las explicaciones de los guías, según detallaron ayer desde la oficina municipal de atención turística de Canalejas. Así, la avalancha se reducía de 2.000 a menos de 200, de los cuales solo 23 se acercaron a lo largo de la mañana a solicitar información en las mismas oficinas municipales. Si bien, el barco no zarpó hasta las siete de la tarde, por lo que otros tantos cruceristas decidieron dar un paseo por Cádiz después de la hora de la comida.

El programa Hospitality presentó ayer como novedad que los mismos guías que se desplazaron al puerto acompañaran a los recién llegados en su ruta. Así, recorrieron las principales calles de mayor afluencia turística (plaza de la Catedral, Ayuntamiento, plaza de las Flores y Columela) como puntos de información itinerantes para resolver las dudas y consultas sobre la marcha. Sin embargo, fueron muchos más los turistas nacionales los que terminaron requiriendo este innovador servicio.