El autor sevillano visitará próximamente Cádiz para presentar esta antología. :: LA VOZ
entrevista /música

«Esta no es la democracia por la que peleé»

'A contracorriente por la dignidad', prologado por Caballero Bonald, incluye un disco del artista dedicado a Miguel Hernández El cantautor Manuel Gerena lanza una indignada antología poética

CÁDIZ.Actualizado:

Cantautor flamenco comprometido y reivindicativo ante las injusticias sociales, Manuel Gerena, estandarte de la canción protesta andaluza durante la España franquista, publica ahora una recopilación de sus poemas titulada 'A contracorriente por la dignidad' (Umbriel-Tabla Rasa, 2011). Prologado por su amigo José Manuel Caballero Bonald, en el libro -que incluye también un disco del artista- Gerena evoca a su adorado Miguel Hernández, intelectual de origen humilde con el que se identifica plenamente. «Yo también fui un niño yuntero», reconoce. Indignado como el que más, el cantautor /poeta muestra su malestar ante la situación económica y social que atraviesa el país, sin escatimar en críticas. «Los políticos a veces se olvidan de quienes les votaron».

Según Gerena, «esta no es la democracia por la que peleé» cuando pisaba las comisarías españolas por sus liberales letras. Igual que los simpatizantes del movimiento 15-M, pide una democracia real. «Tiene que haber una verdadera justicia para los discriminados y los más desfavorecidos». Muchos de sus poemas tratan de la inmunidad de los poderosos, la corrupción, la pobreza, la igualdad social. Como el título de esta obra, él siempre luchó a contracorriente por un mundo mejor, y no dejará de hacerlo. 'Perpetuamente/ no puede estar un pueblo/doblegado en cada tiempo/ al yugo que quieran ponerle, / y para librarse de toda traición/¡Llamo a su sentido rebelde!', dice uno de sus poemas.

«Aproximadamente un sesenta por ciento del libro es material nuevo», el resto es una recopilación de anteriores obras: 'El cante del pueblo', 'Cantando a la libertad', 'Escribir para cantar'... «Esta es una miniantología».

Después del verano le tocará recorrer las ciudades andaluzas para presentar este volumen, lleno de esperanza y que huele a libertad e igualdad en cada una de sus páginas. En este periplo postvacacional, posiblemente recalará en Cádiz, aunque aún no hay fechas cerradas. Después, le seguirán otras localidades españolas y más tarde México y Argentina, donde siempre tuvo un gran éxito.

Rebeldía perdida

Según Gerena, que nació en 1945 en Puebla de Cazalla (Sevilla), Miguel Hernández «siempre fue mi fuente de inspiración», aparte, por supuesto, de Blas Otero, Alberti, Neruda y Machado. «El primer libro que cayó en mis manos fue 'Vientos del pueblo'». Desde bien niño, Gerena trabajó en el campo con sus padres, «no he tenido niñez», confiesa. Artista autodidacta, su cultura se la dio «la vida» y las experiencias.

Apenas quedan vestigios de esa canción protesta que tuvo su época dorada antes de la Transición. «Yo la sigo manteniendo», asegura Gerena, pero en general la gente «se ha relajado y se ha confiado ante el poder». Aun así, «hay que seguir en el frente, sin bajar la guardia», y los acontecimientos actuales lo demuestran. «El 15-M es un movimiento extraordinario y natural, es la rebeldía de un pueblo que no aguanta más». Aun así, reconoce que no sabe en qué acabará el fenómeno, pero sin duda es «una llamada de atención» a las esferas políticas, en especial, «a los más arrogantes y prepotentes».

Con la voz y la palabra, varias décadas después, el cantautor sevillano sigue clamando por una democracia más igualitaria, donde reine la justicia social y cultural. «No se trata de que los que más tienen les den a los que no, sino que se les permita a ellos también tener».

La dignidad es el principal valor de un hombre, lo que nunca debe perder, aunque, desgraciadamente, «a algunos les hacen perderla». También la libertad es esencial, «sin ella no se puede construir nada». Crítico al máximo con las diferentes formas de caciquismo actual, el cantante sevillano no se explica hechos como el de Valencia, donde el pueblo ha reelegido a un candidato imputado por corrupción. «En ese caso, la culpa es del pueblo, del borreguismo. Es una pena que algunas personas estén tan faltas de conciencia». 'Cada día que pasa con esta desesperanza/ invade el espacio de la dignidad/ el prepotente sentido de los poderosos, / al acecho de las ganancias del pobre, que le van a robar', reza el poema 'Esta crisis de los ricos del mundo'.

Manuel Gerena reconoce que tiene un ánimo que no flaquea y no para de crear, pero le entristece cómo algunos cantautores andaluces coetáneos han sido silenciados desde el poder. «En nuestro caso, fue llegar la democracia y nos dejaron de programar». En su opinión, en España se siguió haciendo una cultura «conservadora e inmovilista» que perjudicó a muchas grandes voces del franquismo. Aun así, a él todavía le quedan reivindicaciones. Nada le hará callar.