Los niños instalaron el campamento preparándose para vivir una noche apasionante en el parque jerezano. :: JAVIER FERGO
Jerez

Aventura nocturna en el Zoo

Conocieron cómo es la vida de los animales una vez que se cierran las puertas del parque jerezano Los pequeños disfrutaron de una jornada llena de juegos y actividades

JEREZ.Actualizado:

Anoche tuvo lugar la primera acampada nocturna organizada para este verano por el Zoobotánico de Jerez, donde los participantes vivieron unas horas llenas de actividades y conocieron cómo es la vida nocturna de este emblemático parque jerezano.

Los niños, con edades comprendidas entre los 7 y los 12 años, se divirtieron con multitud de juegos propuestos por los monitores del parque y de diferentes organizaciones, como el grupo scout.

Al llegar, y ayudados por los instructores, los críos organizaron un campamento montando las tiendas de campaña y colocando dentro todo el material que se han llevado para pasar la noche. «Saco de dormir, esterilla, linterna y una mochila con la cena para pasar la noche», explicó Marta Márquez, monitora del zoo.

Las tiendas se colocaron formando un círculo donde luego desarrollaron las diferentes actividades de entretenimiento. Tras preparar el campamento se reunieron con el fin de que los niños se conozcan y aparquen su timidez. «Primero realizamos diferentes juegos para presentarse y conocer los nombres. Por ejemplo, me llamo Marta y estoy en cuclillas», aclara la monitora.

Más tarde, desarrollaron una pequeña visita por los jardines para ver a los animales antes de que, muchos de ellos, se marchasen a dormir. «Quiero ver a los leones y a los flamencos, son mis animales favoritos», comentó Jimena, de 8 años.

Tras esto, volvieron a las tiendas para cenar todos juntos. «Cenamos en el campamento para que se sigan relacionando, además comparten la comida, que normalmente suelen ser bocadillos», manifiesta Eugenio Olmedo, monitor del grupo scout.

Pero cuando llegó la noche empezó la verdadera diversión, los pequeños realizaron cantidad de juegos divertidos, como el escondite o atrapa la bandera, seguidos de otra vuelta por el recinto donde tuvieron la oportunidad de apreciar cómo es la vida de los animales nocturnos. «Vimos a los murciélagos y los búhos y le apuntamos con las linternas», cuenta Arturo, uno de los niños, entre risas. «Los juegos están pensados para que los chavales aprendan a desenvolverse y orientarse, además de divertirse. Se lo pasan genial», afirmó la monitora.

Para finalizar, todos juntos, monitores y niños, se reunieron para contar historias para más tarde acabar rendidos en las esterillas. «La mayoría terminan muy cansados y se duermen rápido, aunque hay algunos que siguen queriendo fiesta», expresó el monitor.

La gran variedad de animales existentes en el parque permite encontrar representantes de ambos grupos: animales diurnos y animales nocturnos. A los diurnos tienen la oportunidad de observarlos en multitud de ocasiones ya que tienen el mismo horario que las personas en general. Sin embargo no ocurre lo mismo con los nocturnos.

A través de esta actividad los niños tuvieron la oportunidad de descubrir ese apasionante mundo nocturno realizando una acampada en el Zoobotánico para vivir de cerca los sonidos y los secretos que la Naturaleza ofrece.